El ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, enfrentó esta mañana a la prensa que le consultó por qué Chile no le quitaba la invitación al Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para asistir al cambio de mando de marzo.

Seg{un consigna CNN Chile, en medio del lanzamiento del libro “10 años de hermanamiento” -que recopila historias de participaciones en misiones entre Chile y Bolivia-, los medios de comunicación le señalaron al canciller que ese hecho se producirá, por ejemplo, en la Cumbre de las Américas a realizarse en Perú.

Bajo ese contexto, Muñoz explicó que “la VIII Cumbre Iberoamericana es un foro político que además tiene una declaración específica que se refiere a la no invitación a los países donde se ha roto el orden institucional democrático, eso es distinto al acto de inauguración de un nuevo Gobierno donde se invita a los Estados con quienes se mantienen relaciones diplomáticas”.

Añadió que “las invitaciones se han mantenido inalterables desde 1990”.

“Además, cuando el Presidente Frei le entregó el mando a Ricardo Lagos invitó a todos los países con quienes teníamos relaciones diplomáticas, incluyendo a Venezuela y a Cuba”, sentenció.