No podemos hablar de la Concertación sin recordar su importancia en la transición a la Democracia en nuestro país. Recuerdo a mis 24 años haber vivido estos grandes cambios desde fuera de la política, ya que aún no pertenecía a ningún partido, puesto que como siempre he dicho no provengo de una familia vinculada a la política.

Hablar de la Concertación me trae enseguida a la mente a Patricio Aylwin, todo un caballero, un hombre que gobernó nuestro país con todas las vicisitudes que en esos años conllevaba estar al mando de Chile, dar paso al parlamento y velar por programas sociales y económicos para estabilizar a nuestro país.

Es imposible no reconocer el coraje y la unión que en ese momento tenían los partidos fundadores de la Concertación, algo que dista mucho de lo que hoy conocemos como Nueva Mayoría, donde la ideología dejó de prevalecer y primó un puesto, aun sabiendo que no contaban con las herramientas necesarias para hacerlo.

La que conocíamos como centroizquierda era capaz de llegar a consensos, de liderar movimientos, no por nada, gobernaron desde 1990 hasta el año 2010 ¿Qué pasó con la Concertación, entonces? Si pensamos que los equipos de fútbol de elite nunca pierden sus campeonatos y se preparan año a año para no perder sus puestos, que con esfuerzo han ocupado por largo tiempo, podríamos pensar entonces que la Concertación tuvo una fractura o sus principales líderes no contemplaron los cambios que ha tenido nuestra sociedad. Todos hemos crecido y vamos teniendo cambios, porque como dicen por ahí “nada es para siempre”.

Otros de sus líderes que no puedo dejar fuera y que se han destacado en nuestra historia son a Ricardo Lagos Escobar y Eduardo Frei Ruiz-Tagle, ex Presidentes que se destacaron por su sabiduría y trayectoria política.

Soy una mujer de Centro Derecha y no por ello dejaré de destacar lo bueno que han hecho por nuestro país estos grandes líderes políticos. Siempre he rescatado y rescataré el avance de nuestro país, venga del sector que venga, porque como políticos, debe primar el servir y no servirnos de la política.

Los partidos y coaliciones nunca deben perder el norte por buscar el poder, siempre deben recordar por qué se encuentran en política, esto no es un trabajo, es vocación, porque se debe liderar con pasión e ideales, pero nunca olvidar que lo hacemos por mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de nuestro país.

Hablo de la Concertación con nostalgia, fue parte de nuestra historia, con aciertos y desaciertos, pero donde los partidos y sus líderes tenían consecuencia y una ideología bien representada.

Hoy en día eso ya no queda, tenemos una nueva coalición de oposición llamada Nueva Mayoría y ha surgido un nuevo partido llamado Frente Amplio, la extrema izquierda que hoy ha llegado al parlamento y que les pido con toda humildad y la experiencia que me dio estar 16 años como parlamentaria, que siempre miren lo mejor por Chile. Sé y tengo la convicción de que nuestro actual Presidente, Sebastián Piñera, velará por terminar con las desigualdades y dificultades con que nuestros compatriotas se encuentran día a día.

*Senadora por Valparaíso. Presidenta de Amplitud.