En un semáforo del Barrio Bellavista, cuatro jóvenes, llegan desde Conchalí y Huechuraba, para demostrar que no sólo en septiembre se baila cueca en Santiago. Catherine Jara, Lauren Varas, Marcelo Contreras y Bastián Martínez, vestidos de pies a cabeza con sus trajes de huasos, se pegan un intenso zapateo de 30 segundos, con el fin de juntar lucas para las vacaciones.

Hace dos semanas que se les ocurrió la idea, “para mostrar un poco de cultura en los semáforos”, dice Lauren, y de paso “juntar platita”. “Nos cagamos un poquito de calor, pero vale la pena, en poco más de tres horas nos hacemos $50.000”, cuenta.