El pluripremiado fotógrafo italiano Giorgio Bianchi facilita a The Clinic las fotos del Ballet del Donbass.

“No obstante los blackouts, el colapso económico, los toque de queda y los bombardeos cotidianos, los habitantes de la República Separatista de Donbass llegan numerosos para asistir a los espectáculos maravillosos del Teatro de Ópera de Donetsk, para desconectarse de la guerra que de hace años los aflige y de la cual muy poco se ocupan los medios internacionales.

El Teatro tiene 900 asientos que están siempre agotados en cada espectáculo. Roma y Oxsana son dos bailarines profesionales que trabajan para el Donbass Opera Theatre. Casados desde 2013 atraviesan epopeyas diarias entre los bombardeos, los entrenamientos y los espectáculos. Estuvieron trabajando en San Pietroburgo hasta la reabertura del Teatro (cerrado por la guerra) en 2015. Ambos quieren quedarse es su ciudad natal, que ahora es su patria” relata Bianchi.