En la víspera, Isaac Givovich, el yerno de Joaquín Lavín, con quien está peleado a muerte, llegó hasta la Nunciatura Apostólica para entregar una carta como víctima de abusos sexuales, siendo sólo un niño, de parte de un miembro de la Congregación Marista. Se cita: “Hace dos días recibí una carta de la provincia Santa María de los hermanos Maristas, a cargo de Chile, Perú y Bolivia. En esta carta se reconoce el que fui víctima de abuso sexual de un hermano marista a los 6 años, durante cuatro años. Hemos tomado la decisión de participar en la investigación previa que está ejecutando el sacerdote David Albornoz, que está encargada por los hermanos maristas”.

Y bien, este viernes, Givovich relata para T13 Radio algunas escenas que tuvo que sufrir durante su experiencia en el Instituto Alonso de Ercilla.

“A los seis años sufrí el primer abuso sexual por Adolfo Fuentes”, es como da inicio a su testimonio. Luego, dice que entonces “me obligó a hacerle sexo oral; esto se hizo reiterativo hasta los 9 años. A los 7 años sufro la primera violación”.

“Fui abusado en nombre de Dios. Había todo un ritual detrás del abuso, es un patrón de conducta presente en todos los hermanos maristas que han sido implicados en los casos. Es un ritual de ofrecimiento, donde tú eres un elegido y debes agradecer eso. Se hacía una oración previamente y posteriormente se agradecía. Y tu abusador agradecía a Dios haber pasado ese momento”, relata.

Según Givovich, una de las víctimas tras el caso de abusos de los maristas, sostiene que “éste podría ser el caso más grande de Latinoamérica de abuso sexual eclesiástico que existe y quizás en el mundo (…) Cada vez que hablamos van apareciendo más casos”.