El emperador Akihito de Japón recibió a la presidenta, Michelle Bachelet, horas antes de que la mandataria abandonara el país asiático en su último viaje internacional antes de dejar la presidencia el próximo 11 de marzo.

Akihito recibió a Bachelet a las 10.20 de la mañana hora local a las puertas del Palacio Imperial donde los dos mandatarios celebraron una reunión de unos 30 minutos en un ambiente “familiar”, según señaló la Casa Imperial nipona.

Bachelet y el emperador comentaron la visita del día anterior a Nagasaki y la que hizo en 2007 a Hiroshima, ambas ciudades víctimas de ataques nucleares en la II Guerra Mundial.

“Todos los países tenemos que hacer un esfuerzo para erradicar los ataques nucleares”, explicó la presidenta, quien mostró su respeto hacia el pueblo japonés “por haberse recuperado tras la guerra, y el terremoto y tsunami de marzo de 2011.

Este es el penúltimo acto en la agenda del viaje de cuatro días de la Presidenta a Japón antes de regresar a Chile, a menos de dos semanas de dejar el Palacio de la Moneda.

El viernes, Bachelet se reunió con el primer ministro nipón, Shinzo Abe, con el que celebró una reunión en la que ambos mandatarios destacaron el valor del nuevo TPP para impulsar sus relaciones comerciales y combatir el proteccionismo.

La agenda de la presidenta chilena siguió el sábado con una visita a Nagasaki, donde rindió homenaje a las víctimas del bombardeo atómico al término de la II Guerra Mundial y abogó por “un mundo libre de armas nucleares”.