Ernesto Cardenal, el gran poeta nicaragüense de 93 años, ha sido propuesto al Comité de Literatura de la Academia Sueca como nominado al Premio Nobel, una iniciativa que impulsa El Festival Internacional de Poesía de Milán, encabezado por el expresidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica, y por Milton Fernández, director artístico de la entidad.

También se suman a la propuesta –en una carta que ha dado a conocer al periódico La Prensa la asistenta de Cardenal, la señora Luz Marina Acosta– el médico Giuseppe Masera, el periodista Andrea Semplici y el fundador del movimiento Realismo Terminale, el poeta Guido Oldani.

Ya en 2010 la Sociedad General de Autores y Editores de España (SGAE) propuso a Cardenal para el más alto galardón literario universal, pero el poeta declaró que no le interesaba obtener dicho premio.

Aún activo, Cardenal acaba de publicar en enero último, en el marco del XIV Festival Internacional de Poesía de Granada, su poemario Así en la tierra como en el cielo.

Tras la reciente propuesta del Festival de Milán, Luz Marina Acosta declaró haberle insinuado el hecho al poeta, pero este no emitió criterio alguno.

Sacerdote revolucionario, ministro sandinista, estandarte de la Teología de la Liberación, hoy Ernesto Cardenal es un enemigo frontal de la pareja presidencia compuesta por su antiguo compañero de lucha, Daniel Ortega, y su esposa Rosario Murillo.

En 2017, luego de un litigio judicial por los derechos de una propiedad en el Archipiélago de Solentiname, ubicado en el Lago Cocibolca, donde el poeta fundó en los años ochenta una comunidad de artesanos primitivistas, el orteguismo le impuso a Cardenal una multa de 800 000 dólares, lo que destapó la indignación internacional.
“La única defensa que tenemos es la solidaridad”, le dijo Cardenal en ese entonces a su par Raúl Zurita, y a continuación se declaró “un perseguido político del gobierno de Daniel Ortega y su mujer. ¿Qué más quieren que les diga? Esto es una dictadura”, concluyó.

La carta del Festival Internacional de Poesía de Milán considera que la obra de Cardenal “configura un universo de sorprendente fuerza expresiva que se extiende en todo el campo del conocimiento humano sin perder nunca de vista el contexto social del cual provienen, la sustancia real o inmaterial que las nutre, la fuerza subversiva de un lenguaje que sigue haciendo hablar aquella tierra en sones nunca acallados de una creación en constante devenir”.
Traducido a más de veinte idiomas, acá dejamos una muestra de algunos de sus más relevantes epigramas:

1 Si tú estás en Nueva York/en Nueva York no hay nadie más/ y si no estás en Nueva York/ en Nueva York no hay nadie.

2 Recuerda tantas muchachas bellas que han existido:/ Todas las bellezas de Troya, y las de Acaya,/ y las de Tebas, y de la Roma de Propercio./ Y muchas de ellas dejaron pasar el amor,/ y murieron, y hace siglos que no existen./ Tú que eres bella ahora en las calles de Managua ,/ un día serás como ellas de un tiempo lejano,/ cuando las gasolineras sean ruinas románticas./ ¡Acuérdate de las bellezas de las calles de Troya!

3 Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido:/ yo porque tú eras lo que yo más amaba/ y tú porque yo era el que más te amaba./ Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:/ porque yo podré amar a otras como te amaba a ti/ pero a ti no te amarán como te amaba yo.