En una institución azotada las críticas por escándalos como el Pacogate y la cuestionada la Operación Huracán, todavía hay historias que hacen pensar en que hay manzanas que se salvan de pudrirse en el cajón.

La escena ocurre en Valparaíso tras el impactante accidente de un bus de la empresa Pullman Bus Lago Peñuelas en la bajada Santos Ossa, luego que la máquina aplastara a un vehículo particular dejando al menos 45 heridos.

El conductor del automóvil estaba sentado en el suelo, shockeado y desconcertado, cuando un carabinero se le acerca y le dice “¿Lo puedo abrazar?”.

La imagen es elocuente y fue compartida por la cuenta oficial de la institución en Twitter, junto a otras fotografías que muestran la gravedad de lo sucedido.

De acuerdo a una nota de Bío Bío, el cabo primero Freddy Gómez se acercó al hombre de 60 años para intentar tranquilizarlo ya que estaba en estado de shock tras el volcamiento que fácilemente podría haberle costado la vida a él y su familia, con la que viajaba en el automóvil.

Según el artículo el uniformado declara que “Veo a este caballero, que miraba fijamente el automóvil (…) y en el vehículo estaba su señora atrapada, entonces lo tomo, lo traslado al lugar más calmado (…) ahí le consulto ‘¿le puedo dar un abrazo?’“.

El carabinero continúa señalando que “él me dice ‘sí, lo necesito’. Lo tomo, le doy un abrazo y ahí él se quiebra y se pone a llorar. Él necesitaba una contención. Más allá de ser carabinero uno es persona y el necesitaba eso”.

Finalmente el uniformado da gracias de que “no hay ninguna víctima fatal y desear que todo salga bien, sobre todo a mis colegas que iban en la camioneta”.