El diario de Miami “El Nuevo Herald” realizó un reportaje sobre la situación de los inmigrantes en Chile destacando que a los extranjeros se les recibe bien pero que los haitianos están teniendo problemas de parte de la población.

La nota comienza con una escena de la Plaza de Armas, donde uno de los humoristas tradicionales que hacen su show ahí le pregunta a una pareja “¿De dónde son ustedes?”, quienes le contestan que de Haití. El humorista replica “Qué bueno que no estén comiendo chocolito, porque si no se comerían los dedos”.

En el artículo se destaca que la pareja se sintió ofendida a pesar de que la mayoría del público se rió a carcajadas, consignando que las ofensas están a la orden del día.

“Momentos más tarde, el comediante pronuncia otro insulto, esta vez gritándole Masisi —término peyorativo en creole para los hombres gay— mientras dos jóvenes haitianos caminan entre la multitud” señala el texto.

El propio humorista señaló que sus tallas no son racistas y que se trata de “diversión” sana, opinión que es contrastada con voces de expertos en racismo que dicen que se trata es la clase de “humillación sutil” que reciben los inmigrantes negros en el país.

El escritor haitiano Yvenet Dorsainvil señaló que “el racismo tiene mucha fuerza en Chile en este momento”, agregando que “Es tan fuerte que a veces uno piensa que la gente es de otro siglo”.

Al mismo tiempo el diario norteamerino consigna que vivimos en una sociedad “que desde hace mucho se considera a sí mismo no solo blanca, sino más blanca que la mayoría de los demás países latinoamericanos”.

La socióloga María emilia Tijoux explica en la nota que “No debe haber ninguna razón para vincular la migración con el racismo porque son dos fenómenos muy diferentes”.