La mañana de ayer jueves Manuel Gómez (68) y su familia viajaban tranquilos en su auto, bajando el Cerro San Roque por la calle Washington, cuando de manera repentina apareció un bus a toda velocidad que se volcó y cayó encima de ellos en Valparaíso.

Claudio, hijo de la familia que viajaba al interior de ese Chevrolet Optra, contó a LUN que “apenas llegué al puerto hablé con mis papás y me contaron que ellos iban bajando felices cuando de pronto les cayó algo gigante encima”.

Añadió que “al menos mi papá no se dio cuenta de nada. No vio venir el bus. Sintieron un choque, pestañaron y ya estaban bajo toneladas de fierros, con el techo del auto presionándoles el cuerpo y en medio de un griterío de llanos y dolor”.

Junto con admitir que del auto no quedó mucho, Claudio lamentó que “la parte más dañada fue el asiento del copiloto, donde viajaba mi mamá, y por eso resultó con las mayores lesiones”.

En otros pasajes, el hijo de la pareja desclasificó que el momento más fuerte fue posterior al choque y previo al rescate: “Mis papás inicialmente perdieron el conocimiento y mi hija y esposa estaban muy aturdidas, hasta que llegaron Carabineros y los equipos de rescate de Bomberos”.

Vale decir que este accidente que dejó 47 heridos se encuentra bajo investigación del fiscal Gonzalo Marks. Este viernes formalizan al chofer.