La presidenta Michelle Bachelet, anunció hoy que este martes enviará al Congreso un proyecto de nueva Constitución que establece “la inviolabilidad de la dignidad humana y el respeto y protección de los derechos humanos”.

“Quiero anunciarles que mañana (martes) enviaré al Congreso Nacional el proyecto de Nueva Constitución Política de la República, honrando el compromiso que asumí ante ustedes”, señaló Bachelet esta noche mediante cadena nacional.

La mandataria señaló que los motivos para dar forma a una nueva Carta Fundamental son claros. “Hoy tenemos un texto constitucional ilegítimo en su origen, con un conjunto de reformas válidas, pero sin coherencia con el resto de las disposiciones”.

La jefa de Estado sostuvo que esta nueva carta fundamental se hace cargo de una deuda histórica como es el reconocimiento constitucional de los pueblos originarios, con sus derechos, su identidad y su cultura y “su legítima aspiración” de tener una representación en el Congreso Nacional.

Recordó que este proyecto es el fruto de un proceso participativo inaugurado en octubre del año 2015 “inédito en Chile y elogiado internacionalmente, en el que muchos de ustedes participaron”.

“Un proceso que contó con 204.000 vecinos, colegas o amigos que dialogaron en encuentros y cabildos ciudadanos, y con 17.000 participantes en la Consulta Indígena Constituyente”, aseveró.

Asimismo, Bachelet destacó que esta nueva carta fundamental “establece la inviolabilidad de la dignidad humana y el respeto y protección de los derechos humanos. Así de claro, corrigiendo una tremenda omisión del texto actual”, subrayó la presidenta a seis días que entregue su mandato a Sebastián Piñera.

En abril del año pasado, la presidenta firmó un proyecto que establecía la creación de una Convención Constitucional, que deberá se aprobada por el Parlamento, para redactar la nueva Constitución.

La discusión de ese proyecto se llevará a cabo en el Parlamento elegido el pasado noviembre, que iniciará sus labores también el 11 de marzo.

El Congreso, donde ningún bloque político tiene mayoría suficiente para aprobar leyes por sí solo, deberá decidir el mecanismo para aprobar la nueva Carta Magna, entre fórmulas que incluyen un plebiscito y una Asamblea Constituyente.

Bachalet ha definido la futura Constitución como “moderna, madura, ciudadana, que se adecúe a nuestros cambios culturales de los últimos 25 años”.

La Constitución actual, que data de 1980, fue impuesta por la dictadura de Augusto Pinochet y sufrió algunas modificaciones durante el Gobierno Ricardo Lagos.