China eliminó de su Constitución el límite de dos mandatos para el Presidente de la República Popular, permitiendo así que el actual presidente, Xi Jinping, pueda quedarse quedarse al mando del país de por vida.

Esta reforma constitucional fue aprobada este 11 de marzo por la Asamblea Nacional del Pueblo chino y tuvo 2958 votos a favor,dos en contra y tres abstenciones.

Vale decir que el límite de dos mandatos existía desde los años ’90.

Durante el primer mandato Xi Jinping consolidó su poder de manera aplastante en la Asamblea y metió presos a muchos opositores con lo acusaron de corrupción. Además “el nuevo Mao” no es solamente el Presidente del país más potente de Asia, sino que también cubre el cargo de Secretario del Partido Comunista de China y es el Presidente de la Comisión Militar Central, el órgano más importante de las Fuerzas Armadas.

Las jerarquías del poder en China ven el liderazgo del Partido y de las Fuerzas Armadas como cargos más importantes que la presidencia de la República. En estos órganos estatales Xi Jinping consolidó su poder y creó gracias al control de los medios del país un culto al lider que se había visto solo bajo la “presidencia” del fundador de la República Popular de China, Mao.

Según TPI, los observadores y analistas se dividen en quienes piensan que Xi Jinping esté modificando las reglas del juego solo para terminar la labor de limpieza al interno del Partido y del gobierno, pero otros apuntan a que el domingo 11 de marzo 2018 sea una fecha histórica: el nacimiento del nuevo Imperio de China.