El intendente de Antofagasta, Marcó Antonio Díaz, relató el confuso episodio que le tocó vivir en un hotel de Calama, que terminó con el dirigente de Colo Colo, Aníbal Mosa detenido por unas horas.

“Yo hacía check in y me tocó presenciar cómo esta persona (Mosa) les hacía distintos requerimientos a los recepcionistas del hotel, con un trato que no es el adecuado. El personal no pudo atenderlo porque a esa hora el bar estaba cerrado. Esta persona increpaba al recepcionista apuntando a su condición de extranjero. Uno de ellos era boliviano” cuenta Díaz a Las Últimas Noticias.

Luego el intendente se apresuró a alcanzar el ascesor donde ya estaba Mosa, relatando que “Yo quedé parado de espaldas a la puerta del ascensor y él mirando hacia mí. O sea, se generó una distancia corta. Nos quedamos mirando”.

Ahí comenzó el problema, según la versión de la autoridad: “Cuando íbamos en el tercer piso, le quité la mirada y luego cuando volví a mirar al frente me increpó: ¿Qué estái mirando?, me preguntó. No le respodí y me volvió a preguntar: Ya poh, que estay mirando’ y e empuejó con sus manos en mi pecho”.

Siempre en LUN, Díaz cuenta que “Cuando me empujó, me movió hacia atrás. Luego me volvía aponer frente a él, sin decir nada. Uno de sus acompañantes trató de tomarme la mano izquierda. Le dije no me toques. Justo cuando la puerta se abrió en el piso 5, me dijo sal de acá, me empujó, me pateó la maleta. Yo salí con maleta y todo hacia afuera. Me desestabilicé, pero luego me reincorporé. Hice el gesto de sacar mi celular del bolsillo y él salió del ascensor”.

Cuando trató de reingresar al ascensor para solicitar la ayuda de sus escoltas, el intendente señala que Mosa “me quiso empujar, pero yo giré mi cuerpo, le agarré la chaqueta e hice que él pasara de largo con su fuerza. Así entré al ascensor. Como él quedó fuera, le dije: “ojo te están grabando, pero él ingresó de nuevo. Yo saqué mi celular y él me agarró la mano. ‘Me querí grabar, qué te creís me dijo”.

Pero el ascensor en vez de bajar subió, tiempo en el cual Mosa se percató de la banderita que llevaba el intendente en la solapa, la misma del Presidente piñera.

Ahí el empresario le preguntó “¿y quién soi vos?”, a lo que la autoridad contestó “Yo soy el Intendente de la Segunda Región” cerrando luego la puerta del ascensor.

El acusado se defiende señalando que “Carabineros apareció en mi habitación y me llevaron a la Comisaría. No entendí nunca por qué me citaron, siento que fue u abuso de poder. Ya hablaré con mis abogados para saber qué pasos seguir”.

Sobre el incidente, Mosa dijo que “No debería haber pasado. Fue un tema menor que ocurrió ahí en el ascensor a eso de las 12 de la noche, cuando me dirigía a la habitación con el presidente de la Corporación, Fernando Monsalve. De pronto, entró un señor muy abruptamente al ascensor, no sabíamos quién era, y ahí se produjo una pequeña discusión”.

El fiscal de turno Víctor Rabello declaró a LUN que le llegó un reporte de la policía uniformada y que “Carabineros me informó que se trataba de Aníbal Mosa y que estaba en estado de ebriedad”.