Tras confesar su crimen y después de muchas especulaciones, finalmente se conocen mejor las cualidades de Ana Julia Quezada, la asesina del pequeño Gabriel Cruz, caso que ha conmocionado a España y el mundo.

Según publica El País, los jefes de policía a cargo de la investigación la consideran como “egocéntrica, manipuladora, posesiva, persona de máxima frialdad, que ante circunstancias negativas desarrollaba una ansiedad grande”.

Añaden que “todo lo que hacía, de cara a los medios de comunicación, a la familia, a la Guardia Civil, todo era una farsa, todos sus movimientos buscaban desviar la atención sobre ella”.

La mujer dominicana, que el día de ayer declaró haber estrangulado el niño, es culpable de asesinato y detención ilegal según los investigadores. Mientras aún se desconoce cuál pudo ser su moptivación, el comandante declaró ante los periodistas: “Para Ángel su hijo era lo más importante, se desvivía por él, si tenía una hora era para él, si tenía un fin de semana era para estar con el niño, eso es muy importante”.

Tras el despliegue de fuerzas durante la búsqueda del pequeño Gabriel, uno de los comandantes de la operación declaró: “es el momento más duró de nuestra vida profesional”.