Una joven italo-egipcia fue asesinada por un grupo de 10 otras jóvenes en Nottingham, Inglaterra.

Según Dagospia, se encontraba en la ciudad de Robin Hood desde 2014, cuando decidió ir a estudiar ingeniería y a pocas horas de celebra su admisión al prestigioso College local un grupo de jóvenes mujeres de su edad la encontró en el paradero de la micro, en Parlamient Street. Le dieron una paliza y calló en un profundo coma por dos meses, hasta que hace tres días murió.

La razón de este horrible asesinato, el enésimo en el país de la Brexit, es el racismo. En Gran Bretaña las agresiones racistas han aumentado, según las autoridades, un 35% desde que el famoso referendum. Un país cada día más cerca del abismo social.

El asesinato está siendo investigado por Scotland Yard, que recibió graves críticas por parte de la familia de la joven: “sabían que estaba siendo víctima de bullying por parte de esas bárbaras pero la policía no hizo nada”, cuenta la madre a Rai1.

Algunos videos de la agresión dieron vueltas por internet antes de ser adquiridos por los pacos ingleses.