En una entrevista publicada por la Tercera el nuevo Ministro de Educación le avisa al país que “el tiempo de las marchas ya pasó, hoy se quiere ver a los estudiantes en las aulas”.

El Ministro no sabe si la política puede cambiar la vida de la gente pero si sabe que puede perjudicarla mucho. Varela se imaginaba que iba a ser Ministro de Justicia pero Piñera le pidió seguirlo desde el Mineduc: “Uno no puede restarse a un llamado y menos a una cartera tan importante”.

Gerardo Varela es como el Ministro inesperado, de hecho quedó muy sorprendido cuando Piñera lo llamó y le confesó su intención de nombrarlo ministro: “Me había preguntado si estaba dispuesto a servir en un gobierno, yo le dije que sí. Pero lo que me sorprendió fue la posición que me ofreció. Alguien que viene de una determinada actividad se considera que esta medio inhabilitado para ejercer en esa actividad. Yo creo que eso me hubiera afectado en Justicia precisamente”, cuenta en la entrevista el Ministro Varela, que declara también no ser amigo del Presidente sino un conocido. Declara que juegan mucho tenis juntos y cuando le preguntaron “¿y quién gana?” Varela contestó: “Yo diría que el Presidente de Chile es el número uno como empresario, número uno de Chile en política. En tenis no creo que llegaría a número uno”.

Concluyendo la entrevista le preguntaron si pensaba que la educación es un bien económico y el Ministro Varela contestó: “Hay bienes libres y bienes económicos. Esto es un bien económico, de hecho, cuesta 18.500 millones de dólares a los 17 millones de chilenos. Tiene un costo y el financiamiento gratuito lo pagan 17 millones de chilenos que no están yendo a clases y están pagando por un millón que va a clases. Eso lo hace un bien económico”. Los profesores no están muy contentos.