Al Jazeera publicó esta mañana la noticia: el ejército turco junto con milicias rebeldes sirias ocuparon la ciudad del norte de Siria que estuvo al centro de batallas campales y diplomáticas durante los últimos meses.

Para evitar un desastre el ejército regular sirio y las fuerzas del YPG, junto con las fuerzas especiales rusas se retiraron de la ciudad y la dejaron bajo el control turco.

Podría considerarse una invasión “oficial” visto que Afrín se encuentra en territorio sirio y las fuerzas ocupantes pertenecen al ejército regular de Turquía.

Erdogan celebró su invasión y no resulta que las Naciones Unidas ni las Organizaciones internacionales hayan dicho o lamentado algo. Mientras tanto más de 100.000 personas abandonaron la ciudad.