La periodista de investigación Anabel Hernández hizo una de las entrevistas más increíbles de la historia mexicana reciente. El pasado enero se encontró en una localidad secreta cerca del tristemente famoso “Triángulo Dorado” del norte del país, con Rafael Caro Quintero, el sucesor del Chapo Guzmán al mando del Cartel de Sinaloa.

Según la DEA gringa es el narco más peligroso del mundo y está al mando del sangriento cartel junto a otro personaje llamado Ismael Zambada.

La revista italiana “Il Venerdí” publicó un la entrevista de la cual publicamos un extracto.
Se lo pregunto de nuevo: en este momento ¿usted es o no es, uno de los jefes del Cartel del Pacífico, del Cartel de Sinaloa?

“¡Los que lo dicen mienten! Mienten y lo tienen que probar”, responde enojado. “El gobierno mexicano sabe que estoy diciendo la verdad”, afirma.

En el norte de México aparecieron carteles donde se afirma que usted y El Chapo son los jefes del territorio. Los servicios de Inteligencia norteamericanos y mexicanos le atribuyen el contrabando de cocaína, metaanfetaminas y heroína hacia Estados Unidos.

“¡Quién lo dice miente! ¡Quién lo dice miente! Miente el que lo diga, no me interesa quién es. Miente!” repite en llamas.

Pero reconoce que tras su liberación se encontró con Ismael Zambada, “El Mayo” y El Chapo, antes que lo capturaran nuevamente.

“Nos conocemos hace muchos años. Le tengo respeto a ambos, pero nada más. No tengo ningún negocio con ellos, y hoy salí, no quiero saber nada más de drogas”.

Nuevamente comparo lo que dice con el secuestro de 5 toneladas de cocaína en Puerto Peñasco, en el Estado de Sonora, en 2015. Según el gobierno eran suyas.

“Anabel, quiero que esto quede bien claro: yo no soy un narcotraficante, nunca he traficado heroína, ni siquiera sé qué son las anfetaminas, y desde Colombia no he traído siquiera un gramo de cocaína, como sostiene la DEA. Yo vendía marihuana, y la vendía en México hace 33 años. Los que dicen estas cosas, vuelvo a decirle, ¡mienten!

Pero ¿porqué la DEA publicaría un reporte sobre usted?

“Escuche, yo no soy líder de ningún Cartel. ¡Yo no he vuelto a las drogas ni volveré. El que diga eso sobre mi está mintiendo!”.

Distintas informaciones que se han ido recogiendo indican que usted estaría traficando cocaína desde Colombia hacia Estados Unidos, en particular Chicago, a través de Guatemala, y que entraría por el Estado de Sonora.

“Me gustaría pedirle a la DEA de tener más cuidado con sus investigaciones, y al gobierno mexicano también. Si me demuestran, pero con certeza, que esta es la verdad, me entregaré a las autoridades. Pero no voy a entregarme como un informador. Me entregaré como hombre, como lo que soy, para responder de algo que he hecho. Pero no lo haré por algo que nunca hice. Es muy simple.”

¿Porqué quiere tanto que la gente le crea? Desde que salió de la cárcel ha dicho varias veces: “Soy inocente, no soy un narco”. ¿Porqué le interesa tanto lo que cree la opinión pública? ¿Porqué Rafael?

“Mire, lo que yo quiero de verdad es que me dejen en paz. Si la opinión pública quiere creerme, entonces bien, pero si no hasta la vista. ¿Entiende? Yo lo quiero es estar en paz conmigo mismo, ¡conmigo mismo! No con otras personas. Se muy bien lo que quiero y se adonde voy. Lo poco o mucho que me queda por vivir, quiero vivirlo en paz. Pero que me dejen en paz, todos tenemos ese derecho, creo que todos merecemos una segunda oportunidad”.


(foto de referencia)