Este viernes se dio inicio en La Haya a la segunda jornada de presentación de argumentos por parte de Chile, todo esto por la demanda marítima que presentó Bolivia para obtener una salida soberana al mar.

En ese sentido, el abogado inglés, Sam Wordsworth, manifestó que “todos los tratados firmados han sido aplicados a lo largo del tiempo. (…) No puede admitirse ninguna revisión a la historia. Todos recordarán que esta batalla de revisión fue ganada por nuestra delegación”.

Sobre la Declaración de Charaña de 1975, afirmó que “este intercambio de puntos de vista no podría estar más lejos de crear obligaciones vinculantes”. Al respecto, advierte que “hubiera sido una imprudencia jurídica extrema, incluso para una dictadura militar, asumir obligaciones legales sin aprobación del pueblo”.

“El acceso libre que ahora Bolivia dice es su derecho nunca a estado disponible y no pudiera haber estado”, planteó, al mismo tiempo que cuestiona que todo esto “es como si Bolivia se sintiera libre realizar cualquier alegación independiente de su veracidad y de los hechos como ocurrieron”.

Es el turno de la integrante del equipo chileno, Mónica Pinto, quien dijo sobre resoluciones de la OEA que estas “no han creado la obligación de negociar a Chile”.

Añade que “al día de hoy Bolivia no ha podido explicar por qué razón ha cambiado su interpretación de las resoluciones de la OEA”.

“No hay nada que señale una obligación, se trata solo de resoluciones políticas”, precisa también. Por su lado, asegura que “Chile tampoco ha creado expectativas legítimas sobre negociaciones que llevarían acceso soberano al mar para Bolivia… Bolivia se negó a continuar con el diálogo en base a otra cosa que no fuera la cesión de territorio”.

Toma ahora la palabra el abogado en derecho internacional, Ben Juratowitch, quien dijo ante la CIJ que “ambos Estados entendieron a lo largo de estos decenios que Chile no estaba dispuesto a negociar si consideraba ceder soberanía”.

“No hay ninguna obligación que perdure desde el pasado y no hay tampoco ninguna obligación nueva”

Es el turno del abogado norteamericano, Harold Koh, sostuvo que “después de la instauración de la democracia en Chile las partes nunca negociaron el acceso soberano al mar por parte de Bolivia”.

Recalcó que “Bolivia dispone actualmente de un acceso al mar y ha tenido acceso al mar por más de un siglo y por más que ha indicado su retórica, no hay muralla”.

“Chile respetuosamente pide a la Corte que rechace la petición de Bolivia”, señala en su presentación, culminando así la ronda de argumentación del equipo chileno.