Los dimes y diretes entre los familiares de Arturo Vidal y Claudio Bravo parecían una polémica que ya estaba en el pasado, sin embargo, la madre del “Rey”, Jacqueline Pardo, apareció para apagar el fuego con bencina…

En conversación con la revista Sábado, Pardo le lanzó unos dardos a la suegra del Capitán de la Roja, todo esto luego de que hace algunos meses tratara a su retoño de borracho.

“No sé cómo le dieron espacio para que hablara (a la suegra de Bravo). Un poco de respeto por los seleccionados, no importa que hayan fallado, pero han dado muchas alegrías”, señaló en primer lugar.

Añadió que “lo encontré injusto. Fue malo lo que hizo esa mujer, porque no la conoce nadie, nunca la he visto en el estadio y espero no verla nunca. Qué le importa a ella, además que la eliminación ya estaba. A Claudio Bravo le tengo cariño, lo conozco de cabro y todos se apoyan, porque son como una familia y aquí nadie se metía. Se arreglan entre ellos. Ella no es nadie para limpiarse la boca con mi hijo”.

En otros pasajes, desclasificó la llamada telefónica que sostuvo con el jugador del Bayern Munich tras la eliminación del mundial: “después de la derrota (ante Brasil), Arturo me llamó. Yo le dije que se quedara tranquilo, que no se pudo nomás, que lo había dado todo por el equipo, que luego viene otro mundial. Y ahí él se puso a llorar”.

Sobre el accidente que protagonizó Vidal con el Ferrari, soltó que “quise decirle hartas cosas, pero lo único que hacía era darle las gracias a Dios de que estuviera vivo, porque eso para mí era lo más importante. Que la cag…, pero en ese momento solo me importaba que él estuviera bien. Lo material se recupera; las vidas, no. Lo veía, lo tocaba, para mí eso es lo importante. Me da rabia cuando salen cosas malas de él en la prensa, sea o no verdad”.

“Arturo le ha dado hartas satisfacciones a Chile y ha arriesgado su mismo cuerpo por seguir jugando por la selección. Su hijo puede tener diabetes y él va a jugar igual. Me da rabia que la gente sea tan malagradecida”, cerró.