Hace un tiempo un abogado peruano convertido también en youtuber trató de explicar por qué en ese país nos dicen “rotos”.

En la misma lógica, en un nuevo registro y -polémica mediante a través de los comentarios de la red social de videos-, el jurista Mario Arias quiso explayarse respecto a por qué en Chile muchos dicen que los peruanos comen palomas.

Primero explica que come palomas tener un significado sexual en el sentido que Paloma podría estar referido al “falo”, ese “vital, fértil y agresivo colgajo del macho”.

“Entonces decirle al peruano come palomas, que entiende de esa manera, sería desencajarlo” señala el profesional en una de las primeras hipótesis.

Luego dice que “nuestros amigos hermanos chilenos, no son tan tirados a utilizar el doble sentido, más bien he escuchado y he leído que suelen ser muy educados, así que en este caso cuando dicen peruano come palomas, estarían refiriéndose al animal”.

“La respuesta estaría en el tiempo de los años noventa, cuando muchos peruanos emigraron a Santiago y se van a ubicar especialmente en las plazas y sus alrededores y va a coincidir con la desaparición de muchas de las palomas que pues estaban en dicha plaza. Esto va a hacer que los santiaguinos se pregunten ¿por qué han de desaparecer estas palomas? y otros sarcásticamente, sobre todo los cómicos chilenos van a dar como respuesta que han sido los peruanos, esos que están en la plaza sin hacer nada, los que se han comido palomas”.

Más adelante el abogado sostiene que no sostiene que esos peruanos hayan comido paloma, pero que sí existe la posibilidad de que algunos peruanos en situación precaria, probablmente pudieran haber agarrado algunas palomas y habérselas comido. Y por qué pienso que hay la posibilidad que algunos peruanos hayan comido paloma y que los santiagueños le hayan visto y por eso le chanten el apodo de peruano come paloma”.

Luego habla que en España si hay lugares donde no se come paloma pero sí su pichón, es decir la cría de paloma. Al mismo tiempo recuerda que en algunos lugares se toma la sangre del pichón de paloma.

“Ningún hermano va a poder satisfacer la experiencia de comer paloma en Perú porque es algo que no hacemos la mayoría de los peruanos, por múltiples factores, entre ellos que le tememos a la paloma por las enfermedades. Por otro lado podemos optar a carnes más deliciosas y convenientes” sostiene.