Kyle Morningstar y Ian Smith, dos residentes de Port Orange, en Florida, pescaban pargos rojos este sábado en la costa este del Estado, específicamente en aguas del Ponce Inlet, condado de Volusia, cuando se toparon con un impresionante tiburón blanco de 15 pies de largo.

Tanto Morningstar como Smith emitieron expresiones de miedo y asombro, mientras grababan al escualo. “Después de que desapareció, nos apuramos en llegar a tierra”, dijo Morningstar, quien confesó haber pensando en el momento que necesitaban una embarcación más grande.