El Museo de Jerusalén expuso la semana pasada y por primera vez en la historia los “Manuscritos del Mar Muerto”.

Se trata del ‘Génesis Apócrifo’, descubierto hace 70 años, es el único texto en judío antiguo que cuenta historias del primer libro de la Biblia. Este manuscrito forma parte de los Rollos de Qumrán, del siglo I a.C. y fue el primero de los 7 encontrados en Cisjordania entre los años ’40 y ’50.

Describe las vidas de Noé, Abraham, Enoc y Lamec, personajes de la Génesis, y lo más importante, los pasajes no están narrados en tercera persona, sino que es el mismo Noé el narrador.

“De alguna manera, lo que tenemos son historias paralelas que no se presentan en la Biblia, donde los patriarcas se presentan de formas diferentes a las que tenemos hoy en el Pentateuco (el conjunto de los cinco primeros libros de la Biblia)”, explicó el conservador Adolfo Roitman, director del Santuario del Libro del Museo de Israel.

El fragmento del pergamino que cuenta la historia del Arca de Noé, posándose en los picos del monte Ararat después de la legendaria inundación.”Hoy tenemos la oportunidad de verlo por unos meses y luego volverá a las bodegas y no volverá a ver la luz por docenas de años”, dijo el director del museo, Ido Bruno.