En Argentina nadie quiere pronunciar el nombre ‘Cambridge Analytica’ la empresa que obtuvo ilegalmente al menos 50 millones de identidades en Facebook para armar perfiles psicográficos y definir tácticas de campañas electorales en diversos países, incluyendo EEUU.

La posible injerencia de la polémica empresa en las elecciones argentinas que llevaron al poder a Mauricio Macri ha desatado una investigación oficial que podría dañar tanto al oficialismo como a la oposición.

La Cámara Nacional Electoral (CNE) de Argentina abrió una investigación la semana pasada para indagar sobre posibles operaciones de Cambridge Analytica en el país, luego de que se supiera por investigaciones periodísticas en EEUU y Reino Unido que la empresa de asesoría comunicacional contratada por la campaña de Donald Trump confeccionó mensajes políticos hechos a la medida usando datos que obtuvo de manera ilegal, para las presidenciales estadounidenses de 2016, según ha denunciado Facebook.

Todo partió cuando la semana pasada se difundió un video de Alexander Nix, el director ejecutivo de la consultora política británica-estadounidense, quien fue capturado en una cámara oculta hablando sobre las técnicas de manipulación de la opinión pública que realizaba su empresa y de su incidencia en más de 200 elecciones en el mundo en países como Kenia, Nigeria, República Checa y en Argentina.

En 2015, Macri sorprendió a Argentina al lograr una segunda vuelta electoral. Contra la mayoría de los pronósticos se impuso finalmente en los comicios con menos de tres puntos porcentuales sobre el candidato del partido de gobierno y puso fin a 12 años de ‘kirchnerismo’ de Néstor Kirchner y su esposa (y heredera política) Cristina Fernández.

Esta semana el jefe de gabinete de Macri, Marcos Peña, admitió que las consultoras de Nix les habían ofrecido sus servicios en reiteradas oportunidades, pero que no los habían aceptado porque dijo: “Preferimos trabajar con nuestros propios equipos”.

Polo y política

Las leyes argentinas exigen que los partidos políticos informen de dónde sacan los fondos para las campaña y en qué los han gastado. Pero el problema es que si Cambridge Analytica trabajó en el país, probablemente lo hizo a través de otra compañía o con otro nombre y ahí la búsqueda es mucho más complicada.

Por el momento la única relación con procesos electorales en Argentina es que Nix la nombra en el video. En el país sudamericano, ni la coalición política Cambiemos (que llevó al poder a Mauricio Macri en 2015) ni la oposición han reconocido haber trabajado con información de Cambridge Analytica,

“Si se comprobara que el candidato oficialista de entonces (Daniel Scioli), hubiera tenido relación con dicha empresa, el impacto sería menor, porque perdió. Pero si se comprobara que trabajó para la campaña de Mauricio Macri, el impacto sería mayor, porque es quien gobierna y porque ganó la segunda vuelta por menos de tres puntos”, explicó a Univision Noticias el Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, Rosendo Fraga.

El periodista argentino Daniel Seifert de la página web BorderPeriodismo narró cómo el ejecutivo británico vivió en Argentina y visitó el país con frecuencia debido al polo, un deporte que practica desde su juventud y que le sirvió para vincularse con personalidades influyentes y poderosas en el país.

Nix conoció al polista argentino Lucas Talamoni y según Seifert, presumiblemente lo vinculó en 2004 a la sucursal local de Strategic Communication Laboratories (SCL Group), la empresa madre de Cambridge Analytica.

El domicilio y el teléfono de SCL en Argentina estaban asociados a Talamoni. Este explicó a BorderPeriodismo que Nix no tenía dinero para tener una oficina y él, sólo les facilitó tener una dirección y número de contacto. Talamoni dijo que sólo derivaba llamadas y preguntas, pero que no estuvo vinculado en el trabajo de SCL.

“Nix tiene bastante tiempo de presencia en Argentina. Parece ser que acá se instaló de una manera bastante informal. Que le presten una oficina es extraño. Los vínculos tienen que ver más por una cuestión social. Él entra acá con el polo, porque conoce a un grupo de argentinos en Londres y de ahí se vincula”, explicó Seifert a Univision Noticias.

Otro contacto de Cambridge Analytica que citó BorderPeriodismo fue el empresario Juan Pepa quien fue socio de Nix en la empresa de comunicaciones estratégicas Rubirosa Ltd radicada en Londres y que estuvo operativa entre 2007 y 2010.

En 2003 Pepa estableció la fundación Pro Alvear, dedicada a recaudar fondos para beneficencia mediante partidos de polo en Londres y Francia. Nix figuró como padrino de esta entidad, donde se logró concentrar a personalidades influyentes en el mundo empresarial, político y de entretenimiento en Argentina y América Latina.

“Aún no hay pruebas de que Nix haya actuado en ninguna campaña política. Descubrimos que en esta fundación donde se juntaban todos los contactos, estaba Macri, pero tenía personas de todos los colores políticos”, comentó Seifert.

La ‘sorpresa’ del fenómeno Macri
Más allá del video donde Nix menciona a Argentina, la investigación en curso en el país y la histórica relación personal del director ejecutivo de Cambridge Analytica con la elite de la sociedad argentina, aún no existen pruebas concretas de que la empresa haya intervenido en las elecciones de la nación sudamericana.

Sin embargo, expertos en el país aún recuerdan la profunda sensación de sorpresa luego que Macri ganara las elecciones presidenciales. Algo similar a lo que ocurrió en Estados Unidos cuando Donald Trump derrotó a Hillary Clinton.

En marzo de 2015, cuando Macri aún no consolidaba su puesto en la segunda vuelta electoral de octubre, figuraba con entre un 26% y 31% en las preferencias de voto, de acuerdo con encuestas nacionales en Argentina como Polldata Management & Fit y Giacobbe & Asociados.

Pero se metió en la segunda vuelta y en noviembre Macri alcanzó 51.34% de los votos, frente al peronista Daniel Scioli, y con ello dio el primer giro lejos del peronismo en los últimos 12 años en Argentina.

“Acá el cambio en las intenciones de voto fue muy drástico en 2015. Fue variando 20 puntos en seis meses y lo que hubo en ese momento de manera muy marcada, fue una campaña muy fuerte en las redes sociales que instalaba un estado de ánimo negativo y anti gobierno en la gente previo a esa elección”, comentó a Univision Noticias Javier Blanco, doctor en informática y profesor de la Universidad Nacional de Córdoba.

A principios de 2015 el sondeo de Management & Fit indicó que un 70% de los argentinos desaprobaba la gestión de Cristina Fernández, quien estuvo en la presidencia desde 2007.

Los años de los Kirchner en la Casa Rosada se caracterizaron por una creciente polarización, con un enfrentamiento directo entre el Grupo Clarín, principal conglomerado de medios, y el gobierno, un pulso que se hizo particularmente intenso bajo la gestión de la presidenta Cristina Fernández.

Un ambiente político similarmente radicalizado se ha vivido en EEUU en los últimos años y se asegura que las redes (incluyendo la distribución indiscriminada de ‘fake news’) han contribuido mucho en el enrarecimiento del debate, incentivando entre los usuarios el consumo de información que ayuda a reforzar posiciones y los distancia de quienes piensan de otra manera.

Como reconoció la empresa cuando felicitó a Trump por su victoria en noviembre de 2016 (y de paso mercadeó la “excelencia” de sus servicios), su trabajo fue clave “en identificar seguidores, persuadir votantes indecisos y movilizando la participación en las urnas de votación”.

“Los equipos integrados de Ciencia de Datos, Mercadeo Digital y Encuestas e Investigación participaron en decisiones clave en campaña, comunicación y distribución de recursos”, algo que la empresa considera que fue crucial para el cambio de ánimo que registraron entre los votantes semanas antes de las elecciones y que se resolvió con el triunfo de su cliente Donald Trump.

Nadie puede asegurar todavía que algo similar haya ocurrido en Argentina que ayude a explicar el fenómeno del ascenso de Macri, pero las revelaciones de la última semana hacen que muchos den una nueva mirada a aquellas elecciones.

Uno de los hechos indisputables en Argentina así como Estados Unidos es que la correlación de perfiles de redes sociales y el marketing político llegó para quedarse. Cada huella personal en la red y medios sociales es una nueva arma electoral que pocos estaban preparados para enfrentar.

Autora: Antonieta Cádiz.