Minutos antes de las 13 horas, el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, ofreció un punto de prensa algo improvisado y, dicho sea de paso, esperado, en el que se refirió a sus recientes declaraciones respecto del proyecto de identidad de género, cuando sostuvo “no porque yo a un gato le pongo nombre de perro, comienza a ser perro“.

“Lo que pasó es que yo di también una definición de lo que significa el nominalismo. Nominalismo es una corriente también de filosofía, es una corriente de pensamiento que consiste en poner nombres que no siempre responden a la realidad”, fue como abordó el tema al preguntársele por las declaraciones que traspasaron las fronteras del país.

Sin hablar de equivocación directamente, admitió que “a lo mejor utilicé mal, en ese contexto, el ejemplo, pero nominalismo es justamente llamar con un nombre algo que no es”.

Luego, en un intento de surfear la situación, afirmó que lo más importante también para quienes llamó “estas personas”, es que se les respete y se les nombre por algo más fundamental que es la condición de persona humana.

Al consultarle si entonces no se retracta de sus palabras,  que no hubo un error en éstas, respondió que “yo creo que el tema fundamental, y puede haber sido interpretado como un error, pero mi intención, y lo que yo dije, tenía que ver con el tema del nominalismo, y no a la condición de la persona”.

Junto con afirmar que durante este tiempo se ha reunido con padres y  autoridades de gobierno para tratar el tema, indicó que siempre ha manifestado que la postura más fundamental es respeto a las personas.

Ppido disculpas, desde luego, nunca ha estado en mí el querer ofender a nadie”, pronunció finalmente.

Al cierre, cuando se iba, alcanzó a contestar sobre cómo entiende a las personas trans. “Lo que creo es que el cambio registral es solamente parcial, no soluciona el problema de fondo de este personas”.