China ha dinamitado una sección de cinco kilómetros del río Amur, fronterizo con Rusia, para romper las placas de hielo que aún lo cubren y evitar que el deshielo cause accidentes en la cuenca, informa hoy la televisión estatal CCTV.

El canal divulgó imágenes de la operación, en la que pequeñas explosiones en cadena hicieron que el hielo estallara en el aire, generando también cierto espectáculo visual.

Durante el deshielo primaveral, grandes capas de hielo pueden deslizarse por la cuenca y causar accidentes, un fenómeno que algunos años también se produce en el río Amarillo, otra importante corriente de China.