El torero sin suerte, Roman Collado, hquedó herido por el toro apenas unos minutos después de bajar a la arena de Sevilla. El toro lo encornó, dejándole graves heridas a la pierna izquierda, un corte de 15 cm.

Lo curioso de su historia es que en su corrida anterior en Valencia, Collado ya había sido gravemente herido por un toro en el pecho y en su brazo derecho. Sus heridas eran tan graves que los médicos lo habían operado de urgencia.

Fue así como tras superar ese momento crítico, volví a las pistas en gloria y majestad, claro que el recibimiento que le brindaría el toro sería tan heavy que lo mandó derechito nuevamente a un hospital.

El video a continuación podría herir su sensibilidad: