“Nunca le conté a nadie lo que pasó, pero hoy lo digo”.

Ese es partido del testimonio que el escritor estadounidense-dominicano, Junot Díaz, relata a The The New Yorker respecto de la situación de abuso que sufrió siendo sólo un niño.

“Sí, me paso a mí. Fui violado cuando tenía ocho años. Por un adulto en quien realmente confiaba. Después de que me violó, me dijo que tenía que regresar al día siguiente o que estaría ‘en problemas’. Y porque estaba aterrorizado y confundido, volví al día siguiente y fui violado nuevamente”, dice.

Díaz, ganador del Pulitzer alguna vez por “La maravillosa vida breve de Óscar Wao”, sostiene que “no hay suficientes páginas en el mundo para describir lo que me hizo. El planeta entero podría ser mi tintero y aún así no sería suficiente. (…). Puedo decir, realmente, que casi me destruyó. No solo las violaciones sino también todas las secuelas: la agonía, la amargura, la auto recriminación, el asco, la necesidad desesperada de mantenerlo oculto y en silencio. Jodió mi infancia. Jodió mi adolescencia. Me jodió toda la vida. Más que ser dominicano, más que ser un inmigrante, más, incluso que ser afrodescendiente, mi violación me definió”, escribió.

Acá la historia completa.