Horas después del ataque ejecutado por Estados Unidos en contra de Siria, anunciado por Donald Trump este viernes en cadena nacional, distintos países y organizaciones apoyaron la medida.

En este sentido, la OTAN, Japón, Canadá, Israel y Turquía se cuadraron con la ofensiva norteamericana.

“(Los ataques) reducirán las capacidades del régimen (de Bashar al Assad) de seguir atacando al pueblo de Siria con armas químicas”, dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Por su parte el primer ministro japonés, Shinzo Abe, aseguró que “apoyamos la determinación de Estados Unidos, Reino Unido y Francia de no permitir el uso de armas químicas”.

Justin Trudeu, autoridad canadiense, también apoyó el ataque de Estados Unidos al afirmar que su país “condena en los términos más duros posibles el uso de armas químicas en el ataque de la semana pasada en Guta Oriental”, refiriéndose al hecho que originó la ofensiva ordenada por Trump.

Israel fue otra de las naciones que reaccionó positivamente ante el ataque contra instalaciones asociadas a al Assad: “El año pasado el presidente estadounidense Donald Trump, dejó claro que el uso de armas químicas era una ‘línea roja’ que no podía cruzarse (…) Esta noche, liderados por Estados Unidos, Francia y Reino Unido actuaron de acuerdo a esa ‘línea roja'”, aseveró un funcionario israelí, según consigna Emol.

Por último, el Ministro de Exterior de Turquía, expresó a través de un comunicado que “saludamos esta operación que alivia la conciencia humana ante el ataque de Duma, que se sospecha que fue cometido pro el régimen”.

Según el mismo documento, al Assad carga con “un historial probado de crímenes de guerra y contra la humanidad. Es muy importante que la comunidad internacional garantice que esos crímenes no queden impunes”.