A una década de su participación en Amor Ciego, el primer dating show de la televisión chilena, el exchico reality detalla el impacto que tuvo saltar del fútbol amateur a la fama, los carretes y los excesos nocturnos. Ahora, convertido en un tuitero activo, analiza la contingencia nacional y explica su postura frente a la migración, luego de expresar su apoyo a Donald Trump por la red del pajarito azul. “Mientras vengan a aportar, no tengo ningún problema (…) Pero es distinto cuando viene un colombiano con antecedentes a robar. ¿En qué queremos convertir esta sociedad?”.

Edmundo Varas dice que nunca se propuso entrar a la tele ni ganar plata. Pero lo hizo; una publicidad en la tele lo motivó a inscribirse en un reality show en el que el premio era nada menos que el amor de una mujer. Por entonces jugaba fútbol casi todos los días, estudiaba en el barrio República y ganaba $115 mil por ser captador de una multitienda. Quedar en el casting del programa cambió sus planes para siempre. Desde que ganó la primera competencia se convirtió en el favorito del público, y, después de imponerse en la final, experimentó lo que tantos otros chicos reality: pasar del anonimato al estrellato en un período casi tan corto como lo que dura la fama.
Durante el encierro se hizo famoso por entonar la canción “Solo para ti” y por agarrarse con el malo del programa. “¡Tranquilo papá!” repitió hasta el cansancio esa vez. Paralelamente, reconoce que involucró sentimientos con la mujer que había que conquistar, Carolina Bastías: “Nunca me enamoré, pero encontraba que era muy guapa, muy linda, una mujer que era prácticamente soñada. Para mí no era un juego”. Mientras era la sensación de la tevé, asegura que el canal le pagaba cincuenta lucas a la semana. “Sentí que fueron crueles, que hubo un abuso. Sin duda yo recibí muchos beneficios, pero abusaron porque en ese tiempo era la gallina de los huevos de oro.

¿Cómo fue entrar sin tener nada y salir teniéndolo “todo”? ¿Estabas preparado para eso?
-Sin duda que no, pagué el noviciado. Hubo gente que me estafó, me robó, me engañó, me utilizó, sobre todo productores. Eran cosas que me afectaban, porque me sentía engañado.

Y también cambió tu poder adquisitivo.
-Yo me postergué mucho, porque siempre soñé con una casa para mi mamá, con sacarnos de la pieza chiquitita en que vivíamos. Mis hermanos también pudieron ser beneficiados de alguna forma, nuestra calidad de vida cambió. Ahora tengo auto y vivo solo. Tuve grandes beneficios y no solamente en términos económicos, porque también me pude educar.

¿Y el carrete?
-Me pilló mal. Ahí conocí los excesos, el alcohol. Yo con tres vasos quedaba happy, no dado vuelta, pero se notaba mucho. Además era muy irresponsable porque conducía ebrio, pude haberme matado y no me importaba.

¿Te arrepientes de que se te hayan subido los humos a la cabeza?
-La fama no me hizo mal, no me trastocó. A mí la fama me permitió tener agua caliente en un departamento, un auto propio y dejar de pisar el barro antes de entrar donde vivía. Me arrepiento de otras cosas, como no haberle dicho a mi papá que lo quería antes que muriera de un cáncer a la próstata, el año 2011.Las crisis que tuve fueron por otros motivos, pero lo importante es aprender de eso y saber reinventarse. Uno se sorprende al leer y saber los problemas que pasaron Nicky Jam o Daddy Yankee, personas que tampoco estaban preparadas para la fama. Aunque sean desproporcionados los ejemplos, quiero decir que si no fuera por el éxito mal administrado, las cosas que perdí, los problemas con Carabineros, o haber estado en la cárcel, no sería la persona que soy hoy en día.

SOCIALISMO Y CAPITALISMO
Le pediste pega a Luksic por Twitter y no te pescó mucho…
-Me respondió que él no podía tomar esa decisión, y yo lo entendí porque yo haría lo mismo si fuera el dueño de una empresa. Estaría pasando por encima de un equipo y las cosas no funcionan así.

Te trolearon harto por eso.
-Sí, pero en el fondo lo que diga la gente me tiene sin cuidado. Hay que atreverse, no ser frenado por los miedos ni el qué dirán. Ya fui captador, ya fui reponedor, ya hice aseo en los baños, no quiero eso, sino volver a Canal 13 que es mi casa televisiva. Me interesaría mucho hablar con Andrónico para preguntarle cómo llegó a la cima, quisiera saber esa historia. Ese trasfondo tenía el mensaje.

También has opinado de política.
-Es más bien algo de contingencia. A veces me siento en casa y hago zapping, me informo y leo cosas. No es que sea un tipo muy involucrado en política, pero tengo una opinión a base de mis vivencias.

¿Por qué votaste por ME-O?
-Por su ideología, sus pensamientos, sus convicciones, por querer renovar la política. Él es una persona muy estudiosa, sabe mucho, pero estaba muy solo y con eso no tenía nada que hacer.

¿Qué opinas de Piñera?
-Es que yo tengo una visión muy particular de la política. Creo que si uniéramos el capitalismo con el socialismo avanzaríamos mucho.

¿Por qué?
-Porque el capitalismo tiene cosas que son súper positivas, y cuando el Frente Amplio se denomina oposición desde un principio, ya partimos mal. Si Piñera tiene buenas ideas en salud, en las AFP, en educación ¿por qué no apoyar?

Pero esas son posiciones opuestas a las de ME-O.
-Sí po’, pero yo apuesto a las buenas ideas y a las buenas intenciones, no estuve por ME-O porque me cae bien. Si Piñera tiene buenas ideas, ¿por qué no lo voy a apoyar?

Claro, pero las ideas de ME-O en salud y educación iban por la gratuidad, no así las de Piñera.
-Obviamente uno puede caer en una contradicción, o discrepar en temas como salud y educación. Acabo de llegar de Cuba, donde ambas cosas son gratuitas, pero las carencias y miserias que tiene el país son muy grandes. Por eso tiene que haber un acuerdo en común, además que la política hoy día está súper sucia. Todos entran con la predisposición de “soy oposición a Piñera, me cae mal Piñera”, cuando en realidad puede tener una buena idea con la que todos podemos salir beneficiados.

¿Qué te parece el Frente Amplio?
-No he indagado mucho, no tengo idea cuáles son sus principios o ideologías. Básicamente, para mí son los mismos de siempre pero con otro nombre.

El otro día escribiste algo sobre Trump.
-Sí, sobre los inmigrantes. Empaticé con él en ese sentido.

¿Estás en contra de los migrantes, como él?
-Si a Chile llega un médico cubano y viene a aportar a la sociedad, bienvenido sea. Pero si hay colombianos, como pasa en Antofagasta, que van a delinquir y a robar, ¿por qué los tenemos que recibir y hacernos cargo de eso? Que su país se haga cargo. Es como limpiar la casa: ¿tú tendrías basura en tu patio? No lo digo de forma literal, porque sería muy despectivo, pero es para graficarlo. Mi casa la tendría limpia y ordenada.

Pero es un prejuicio decir que los colombianos vienen a robar.
-Yo hablo de casos puntuales, no estoy generalizando.

La gente te puede interpretar como alguien contrario a los migrantes.
-Porque la gente no sabe. ¿En tu casa aceptarías gente que te vaya a robar, a destruir tu hogar, a comerte la comida y no aporte nada?

¿Qué te parece la Ley de Migración?
-No he escuchado nada, no he visto noticias.

¿Pero estás contra la migración?
-Mientras vengan a aportar, no tengo ningún problema. En el avión me vine con dominicanos, cubanos y venezolanos. Les pregunté por su profesión y había médicos, traumatólogos y diseñadores gráficos. Venían a Chile a buscar oportunidades, lo que es maravilloso. Pero es distinto cuando viene un colombiano con antecedentes a robar.

¿En qué queremos convertir esta sociedad? Que entren todos los que quieran, pero que vengan a aportar. Ya nos basta con los portonazos y el tráfico de drogas.

¿Te gustaría ser político?
-No, no tengo dedos para el piano, ja ja. Tendría que estudiar mucho. Hoy día estoy lejos de eso, veo contingencia pero es súper básico y general. La gente pide cambiar las AFP o la Constitución y es imposible por todas las leyes. Hay muchas cosas que uno tiene que saber para enfrentar la política.

En un momento fuiste muy crítico de la derecha.
-A base de argumentos sólidos, pero si el presidente es Piñera, que es de derecha, no me puedo ir en su contra po’, si va a estar cuatro años. El chileno tiene esa dualidad, ese doble estándar que no logro comprender, porque si toda la gente que se manifestó por No + AFP hubiera votado por Guillier, salía presidente, pero votaron por Piñera.