Revuelo y una serie de cuestionamientos produjo la noticia del diario Clarín, respecto a que el Presidente Sebastián Piñera decidió nombrar a su hermano Pablo como su embajador en Argentina.

En medio de las críticas al Mandatario por nepotismo, el canciller Roberto Ampuero salió a descartar en Radio Duna toda clase de nepotismo, indicando que “yo creo que hay que separar bien las cosas. Aquí lo central es el carácter técnico de la persona que ha sido nombrada embajador en Argentina”.

Agregó que su designación apunta a su extenso currículum en el que resalta haber sido consejero del Banco Central, director general administrativo de Relaciones Exteriores y gerente general de BancoEstado.

Por su lado, Gonzalo Blumel apuntó en Mega que “yo creo que en esto hay que ser bien preciso, acá el punto no es el parentezco, sino las capacidades para ejercer los cargos”.

Vale decir que Ampuero resaltó también que “fue de beneplácito inmediato porque entendieron el mensaje y señal del Presidente Sebastián Piñera: ‘Aquí envío a alguien que es extremadamente cercano a mí’. Nuestras conexiones son directas con Argentina”.