La exministra Soledad Alvear conversa con Radio Cooperativa sobre la decisión de abandonar su militancia en la Democracia Cristiana (DC) después de medio siglo.

“Hace bastantes meses que yo empecé a sentir que tenía que tomar una opción diferente, por cuanto aquí estamos frente a definiciones muy relevantes en relación al futuro del país y quiero que esta visión humanista cristiana siga vigente en nuestro país y me siento con más libertad haciéndolo afuera”, dice.

En palabras de la exsenadora, “en general, todos los partidos políticos, frente a la situación actual, están en una realidad muy difícil, muy abocados sólo a la coyuntura política, sin mirar a largo plazo”.

Sobre si tras de de sí habrá un éxodo de militantes, responde que “no lo sé aún. Yo he estado siempre en contacto con jóvenes, por cuanto me he dedicado a capacitación de jóvenes, soy invitada frecuentemente a universidades, a centros de estudio, incluso con jóvenes secundarios, grupos juveniles, grupos poblacionales y yo veo que hay allí una luz muy fuerte de esperanza para trabajar en esta dirección”.

Como para sintetizar el tema, sostiene que “para mí la Democracia Cristiana es mi segunda familia y no va a dejar de seguir siendo, de manera tal que no voy a hacer ningún daño, todo lo contrario”.

Respecto de la decisión de su marido, Gutenberg Martínez, también histórico falangista, contesta que él “habla por sí mismo y así ha sido lo que nosotros hemos practicado. Está en ese proceso (de reflexión), de manera tal que en su momento tendrá que tomar una decisión”.