La fotógrafa Lalage Snow creó el proyecto “somos los no muertos”, que buscaba captar cómo les cambiaba el rostros a las personas que se habían ido a la guerra de Afganistán.

Su iniciativa quería mostrar las caras de esos soldados antes de ingresar a la batalla, 3 meses en estado de guerra y los siguientes días cuando volvían a sus casas.

De acuerdo a Emol, en las primeras fotos la gente se ve llena de incertidumbre, en las siguientes imágenes durante la guerra aparecen rostros mas rudos y endurecidos. Por último, en las postales posteriores se percibe un notable arrepentimiento y alivio.

Para ver las fotos completas y las historias detrás de cada soldado, pincha acá (Crédito Emol).