Los cuatro candidatos presidenciales venezolanos que se enfrentarán en las urnas con el jefe del Estado, Nicolás Maduro, lanzaron hoy dardos contra su gestión, y uno de ellos asomó la posibilidad de crear una candidatura única para aumentar sus oportunidades de triunfo en los comicios del 20 de mayo.

El exgobernador Henri Falcón llamó “tarado” al líder chavista luego de que este criticara su propuesta de dolarizar la economía, como una salida a la profunda crisis que registra desde hace años Venezuela, pese a contar con las mayores reservas de petróleo del mundo.

Falcón, que desobedeció a la oposición al inscribir su candidatura presidencial en unos comicios que consideran fraudulentos, adelantó en una entrevista televisiva que plantea introducir una reforma constitucional que permita la puesta en circulación de la moneda estadounidense.

Por su parte, el pastor evangélico Javier Bertucci continuó con sus recorridos por el interior del país -ya ha visitado más de la mitad de la geografía nacional desde que anunció su candidatura hace dos meses- y apenas empleó su cuenta de Twitter para diferenciarse sutilmente del candidato oficialista.

“Yo no les voy a decir ‘los que quieran patria vengan conmigo’ yo les digo: Los que quieran una mejor Venezuela TRABAJEN Y VOTEN CONMIGO”, apuntó el religioso en una clara alusión a una frase ampliamente utilizada por Maduro y su antecesor, Hugo Chávez (1999-2013).

Falcón y Bertucci son los contendientes opositores de mayor peso en medio de la tibia campaña electoral en la que no participa la coalición de partidos contrarios al Gobierno, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que, por el contrario, ha llamado a los venezolanos a abstenerse.

Así el escenario, Maduro optó este martes por dirigir sus ataques verbales al par de rivales ya mencionados y lo hizo desde un acto masivo en el estado Carabobo (centro norte), cuarta entidad federal que visita en el marco de la campaña que arrancó formalmente el domingo.

“¿Ustedes creen que Henri Falcón o Javier Bertucci están preparados para gobernar Venezuela?”, preguntó el mandatario a sus cientos de adeptos que a gritos respondieron “no”.

Maduro volvió a cuestionar la intención de Falcón de dolarizar la economía nacional y se refirió al evangélico como “sopita Bertucci”, en alusión a las miles de tazas de sopa que ha entregado el candidato en sus actos políticos.

Con todo, el líder chavista anunció desde otra concentración proselitista, esta vez en el estado Delta Amacuro (este) y siempre en alocuciones televisadas por el canal estatal VTV, que aprobaría partidas para financiar programas gubernamentales, sin dejar de pedir el voto para la continuidad de la revolución bolivariana.

Entretanto, el candidato presidencial Luis Alejandro Ratti instó a sus pares a encontrar “con carácter de urgencia” un mecanismo que defina un aspirante unitario “que represente los intereses de todo el pueblo venezolano” de cara a las presidenciales.

El empresario aseveró ante periodistas que la abstención “históricamente favorece al Gobierno de turno” por lo que reprochó a la MUD su llamado a no participar en la contienda.

En la misma línea se manifestó el candidato menos mediático en liza, el ingeniero Reinaldo Quijada, que expresó su desconfianza con la coalición opositora y tachó de “absurda” su conducción frente a la crisis nacional.

Durante una entrevista que fue reseñada hoy por medios oficiales Quijada, otro desertor del chavismo, fustigó “la ineficiencia del Gobierno” de Maduro que propicia, según dijo, el “sabotaje económico” en el país caribeño.

El rector del Consejo Nacional Electoral (CNE), Luis Emilio Rondón, dijo que ve “poco factible” que se posterguen los comicios presidenciales en respuesta a la petición hecha la víspera por los obispos del país.

Sin embargo, Rondón dijo estar de acuerdo con el pedido de la Conferencia Episcopal de Venezuela, porque “va en sintonía” con lo que él mismo ha dicho sobre este proceso electoral.

“A mayor cantidad de tiempo se ofrecen mayores garantías”, explicó.