Una empresa dirigida por expolicías y exfiscales que investigaron casos de crimen organizado a finales de la década de los noventa, lanzó una app que pretende prevenir la criminalidad en El Salvador, uno de los países más violentos del continente por la actividad de las pandillas. La app ha sido bautizada como Smart 912, está inspirada en los principios de un sistema de emergencia policialy acepta los aportes del público, como sucede con la aplicación para conductores ‘Waze’.

“Encontramos la tecnología y la adecuamos de tal suerte que ahora toda la parte de seguridad está basada en el principio de ciudadanos protegiendo ciudadanos. Si un ciudadano está en una parada de buses y él identifica o percibe que hay un sospechoso, con la facilidad de un clic puede alertar a un radio de 100 metros de que hay un sospechoso. La idea es de los que recibimos la alerta tomemos medidas para prevenir ser víctimas de asaltos”, explica Gustavo Villatoro, representante de Tapps, la empresa que comercializa la app.

Villatoro fue jefe de la División Élite contra el Crimen Organizado de la Fiscalía a finales de la década de los 90, cuando los salvadoreños sufrían una ola de secuestros. Las bandas de secuestradores fueron desarticuladas, pero en las últimas dos décadas un nuevo problema ha convertido a ese país en el más violento del triángulo norte de Centro América: las pandillas. El Salvador tiene una tasa de homicidios de 61.6 por cada 100 mil habitantes; superando el 41.4 de Honduras y el 24.9 de Guatemala. Naciones Unidas considera que un país que registra 10 homicidios o más por cada 100 mil habitantes sufre una “epidemia”.

En el 2011, Villatoro y otros cinco exinvestigadores contra el crimen organizado discutieron qué podían hacer contra la criminalidad. “Nos juntamos fiscales y policías que combatimos el secuestro en tiempos que no habían smarphones. En aquella época, los secuestradores daban una prueba de vida y preguntábamos a las empresas de telecomunicaciones la intensidad de decibeles que había entre la llamada y la antena que daba la cobertura. Aplicábamos una fórmula matemática para definir un rango posible de dos kilómetros de dónde podía estar la víctima”. Ahora, con la nueva tecnología, georefenciar el crimen es más fácil, dice.

El proyecto dio su primer paso en el 2014, cuando la alcaldía de Santa Tecla solicitó una aplicación para georeferenciar y prevenir el crimen, así como reportar problemas con los servicios municipales. Esa aplicación se llamó Tecla App. “Lo que nosotros no teníamos era un mapa de calor, no sabíamos dónde nos apretaba el zapato. Entonces, los desarrolladores nos crearon una aplicación sencilla para reportar hurto y robo de vehículos, violencia intrafamiliar y reporte de operaciones sospechosas. ¿Qué conseguimos? Un mapa completo del municipio, un orden de prioridades. En el tema de asaltos nos permitió saber dónde teníamos que poner las cámaras de videovigilancia”, dice el alcalde de Santa Tecla, Roberto d´Aubuisson.

“En los foros de discusión me decían: pero los delincuentes van a bajar la aplicación. ¡Claro! ¡Esa es la idea! En vez de que vayan a cometer siete o nueve asaltos impunemente, como lo hacen, hoy van a saber que ya fueron detectados y van a tener que migrar a otro lugar. La idea es que las comunidades, las universidades, grandes empresas puedan tener esta herramienta para proteger sus centros de trabajo, sus centros de estudio. Crear comunidades es el principio fundamental de esta herramienta. Hoy por hoy, somos la única herramienta en América con esta funcionalidad porque geoposicionar el crimen ya no es novedoso. Aquí lo novedoso es que estamos generando comunidades cercanas a los sitios de alerta para prevención”, insiste Villatoro.

En su primera semana de vida, la app consiguió cuatro mil usuarios, los cuales se suman a los ocho mil usuarios que ya existían por la aplicación para la alcaldía de Santa Tecla. Pronto, otras tres municipalidades salvadoreñas evalúan sumarse al proyecto: San Salvador, San Miguel y San José Guayabal.

“Estamos viviendo tiempos difíciles. Aquí en el municipio hay gente que tiene más confianza en mí que en la Policía porque nosotros con el apoyo de la gente hacemos patrullajes ciudadanos y controlamos el territorio. Aquí no hay un territorio controlado por la pandilla, pero para mantener esa confianza de la gente es importante que mejoremos la comunicación”, dice Mauricio Arturo Vilanova, el alcalde de San José Guayabal, bautizado por los medios de comunicación como “El Sheriff” que combate a las pandillas.

El alcalde dice que destina una parte de los fondos municipales para entregar teléfonos celulares a líderes comunales y así ha logrado tejer una red de informantes. Vilanova dice que implementará el uso de la app para mejorar la comunicación con la comunidad y así hacerla más partícipe de la estrategia de seguridad municipal. “Aquí no hay territorio controlado por las pandillas, pero es importante la comunicación con la comunidad porque con la Policía hay un divorcio. Antes había más coordinación, pero ellos han pasado de patrullajes permanentes a intermitentes”, se queja el alcalde.

Texto de Efren Lemus publicado primero por Univisión