El artista chileno Mario Opazo será el encargado de crear la escultura hecha con armas entregadas por la extinta guerrilla de las FARC que se ubicará en la sede de la ONU en Nueva York, informaron hoy fuentes oficiales.

Así lo manifestó el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que felicitó al artista por la obra, la cual calificó de “valiosa”, y a quien agradeció por “apostarle a la paz” del país.

La creación de Opazo, denominada Kusikawsay, que traduce del quechua vida apacible y venturosa, fue seleccionada por la artista Clemencia Echeverri, el curador José Ignacio Roca y el director de cine Lisandro Duque, designados como jurados por el Ministerio de Cultura.

“La obra de Opazo parte de la apropiación de una canoa indígena, intentando con ello, traer al presente lo antiguo, su sabiduría y simbolismo, traer un elemento que navega por los ríos del territorio colombiano, que en su humildad material es vigente testigo y protagonista del progreso y evocar un viaje a una nueva vida”, aseguró la Presidencia en un comunicado.

El proyecto del chileno, profesor de la Universidad Nacional y coordinador académico de la maestría de Artes Plásticas y Visuales de la institución, fue elegido entre 28 propuestas de artistas colombianos o extranjeros que residen en el país desde al menos hace cinco años.

La escultura, a la que se suma una en Bogotá y otra en La Habana, donde se realizaron los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC, forma parte de uno de los puntos del acuerdo en el que se específica que parte del armamento dejado por ese grupo se destinará para que un artista realice un monumento para el jardín de esculturas de la ONU en la ciudad norteamericana.

Por su parte, la artista colombiana Doris Salcedo será la encargada de erigir la escultura que se ubicará en Bogotá, bautizada “Fragmentos”, y que se espera sea entregada en agosto de este año, afirmó Santos.

Por último, el mandatario señaló que se está definiendo el lugar y las características del monumento de La Habana, donde el Gobierno y las FARC, ahora convertido en partido político, negociaron el acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016.