El pasado mes de abril ha sido el menos mortífero en casi seis años desde que comenzó el conflicto en Siria, con 1.370 personas muertas, entre ellas 395 civiles, según el recuento publicado hoy por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La principal causa del fallecimiento de estos civiles, entre los que hay 101 menores de edad, fueron los bombardeos rusos y sirios, así como los disparos de artillería de las fuerzas gubernamentales, que provocaron la muerte de 233 personas, señaló el Observatorio.

Además, al menos cuatro civiles fueron asesinados por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), ocho por los bombardeos de la coalición internacional liderada por EEUU y 35 por el impacto de cohetes lanzados por facciones rebeldes e islamistas.

Otro de los motivos del deceso de los civiles fueron los disparos de la guardia fronteriza turca, que causaron que doce personas perdieran la vida.

Las facciones rebeldes e islamistas, así como las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) -una alianza armada encabezada por milicias kurdas- han sufrido 305 bajas, todas de nacionalidad siria, durante el último mes.

Las filas gubernamentales han perdido 176 efectivos de las fuerzas regulares, 224 combatientes sirios de milicias pro Gobierno e integrantes del grupo chií libanés Hizbulá y 65 milicianos chiíes de otras nacionalidades.

Además, al menos 194 yihadistas , pertenecientes al Organismo de Liberación del Levante -la alianza de la exfilial siria de Al Qaeda-, el EI, el Partido Islámico Túrquico y el Ejército de los Emigrantes y los Seguidores, perecieron.

A todas estas víctimas mortales se suman 11 personas cuya identidad no se ha podido esclarecer, indicó el Observatorio.

Siria sufre desde marzo de 2011 un conflicto que ha causado más de 350.000 muertos, según el último recuento de la ONG.