En el programa “Café con Nata” de radio Súbela, la ilustradora chilena Marcela Trujillo, más conocida por su seudónimo de Maliki, relató a Natalia Valdebenito episodios de abuso de poder, machismo y hostigamiento ocurridos hace seis años por parte de Rodrigo Salinas, Rodrigo Dueñas y Carlos Reyes.

“Fue en Feroces Editores. A ellos se les ocurrió que yo publicara, muy buena onda, estaba Rodrigo Salinas, Rodrigo Dueñas, Carlos Reyes. Hicimos el libro, pero fue súper complicado porque, por ejemplo, yo quería cambiar el color de la tapa y ellos no querían. Y el libro era mío. Yo quería que fuera rosado y me decían ‘no rosado como niñita, nada que ver””, partió contando.

“Ahí caché que tenían una onda machista y me empecé a alejar, me alejé de ellos y después les empecé a criticar cosas, pero Rodrigo Salinas empezó a tener pica conmigo. Pasó un tiempo y de repente me llega un cheque de Ocho Libros, la distribuidora. Resulta que ellos se equivocaron y el cheque era para Feroces Editores, pero yo no me había dado cuenta”, aseguró.

“Al año siguiente les pregunté quién me paga, si ellos u Ocho Libros. Dicen que ellos porque Ocho Libros no debería pagar. Me acusaron que me había robado la plata. Llamé y les devolvieron la plata al día siguiente. A la semana hicieron un programa en Internet donde invitaron a dibujantes y dijeron ‘invitamos a una dibujante chilena muy conocida, Marcela Trujillo, que venga Maliki’, y llegó una vedette argentina, casi en pelotas, con plumas, bailando. Estaban todos súper curados en el video. Le tocaban el poto, le ponían la cabeza entre las tetas y en la tele ponían ‘Marcela Trujillo, Maliki‘, ¡todos mis nombres! La hicieron dibujar y ella dibujó un corazón y empiezan ‘ah que dibuja bonito la Maliki’”, relató.

“Yo no lo podía creer, eran mis editores, mis amigos, eso no se puede hacer. Cómo tan machista, tan indigno. Después me llamó la hermana de Rodrigo para retarme porque hablaba mal de su hermano en Internet. Eso fue lo único que recibí de ellos, porque nunca nadie me pidió disculpas”, expresó.

Sin embargo, tras las propias declaraciones de Maliki en su cuenta oficial de Twitter, y con seis años de retraso, las disculpas sí habrían llegado por parte del comediante.

“Después de 6 años finalmente recibí un mail de Rodrigo Salinas disculpándose y reconociendo que la humillación en mi contra fue un chiste desafortunado, misógino, vulgar y machista. Yo le respondí que lo perdono y que nunca se olvide que su mamá y su hermana son mujeres”, publicó en sus redes sociales.