El Gobierno de Chile aseguró que ha prestado asistencia a dos estudiantes chilenos que podrían ser condenados a la horca en Malasia tras verse involucrados en un confuso incidente en el que resultó muerto un ciudadano de ese país.

“Desde agosto de 2017, nuestro consulado (en ese país) ha prestado la asistencia y lo vamos a seguir haciendo porque eso es lo que nos corresponde hacer”, dijo a la prensa el director general de Asuntos Consulares e Inmigración, Raúl Sanhueza.

El funcionario recalcó que “estamos para servir a los chilenos”, después de una reunión que sostuvo con el Canciller durante esta jornada para analizar la situación de los jóvenes Felipe Osiadacz y Fernando Candia.

Osiadacz y Candia llevan más de siete meses en una prisión de Kuala Lumpur, capital de Malasia, acusados de un homicidio cuando ambos estudiantes recorrían la ciudad.

El padre de Osiadacz pidió a la Cancillería chilena agilizar el apoyo diplomático de cara al juicio que arranca el próximo 29 de mayo. Explicó que de no lograr rebajar el cargo por el que están acusados, los jóvenes arriesgan la pena capital.

Afirmó que es esencial contar con el apoyo del Estado de Chile para evitar que tanto su hijo y como su amigo Candia sean condenados a la horca por un lamentablemente accidente, en el que claramente ellos no tenían intención de matar a nadie”