Noticias esperanzadoras para los caídos al litro en tiempo de elecciones. Sí, porque la Comisión de Gobierno del Senado aprobó un proyecto que busca poner fin a la “Ley Seca” que prohíbe la venta de alcohol horas previas y durante las elecciones.

Esta iniciativa fue presentada en el año 2016 por los senadores Pedro Araya y Felipe Harboe (PPD); los ex parlamentarios Alberto Espina (RN), Hernán Larraín (UDI); y el actual diputado DC Manuel Antonio Matta.

Según explicó Araya a El Mercurio, este cambio se debe a que “ha cesado la necesidad de cautelar el orden público por esta vía. Dicha norma fue dictada en un contexto de anormalidad constitucional, en que el Ejecutivo ponía un importante énfasis en el control del orden público, aun a costa de privación de garantías constitucionales, y la realidad actual es diametralmente distinta”.

El texto busca eliminar el inciso 2° del artículo 116 de la Ley 18.700 que señala que entre las 05:00 horas de la mañana y dos horas después del cierre de la votación, los locales comerciales no podrán vender bebidas alcohólicas para su consumo en el local o fuera de él.

Según el documento “se pudo ver cómo se afectaba principalmente al rubro gastronómico y del turismo, pero solo en aquellas comunas en que se llevaron a cabo estas; siendo críticos aquellos ejemplos en que bastaba con cruzar la calle para cambiarse de comuna y poder consumir alcohol”.

Este proyecto debe avanzar en su trámite particular, para luego ser revisado por la cámara de diputados y promulgarse definitivamente.

Pero ojo, no canten victoria, que desde el Gobierno aún no han puesto urgencia a este debate.