Salir del clóset es una decisión personal pero me llama mucho la atención que nadie salió del clóset en Rojo, el exitoso programa juvenil de TVN. Nadie. Spoilers: ¡Hubo muchos artistas gays en el programa! Esta entrevista múltiple no busca resolver el misterio de quién era gay y quién no, sino reflejar una época en donde aún no se hablaba de homosexualidad en medios masivos. La mayoría de los jóvenes temían que ser gays podía dañar sus carreras profesionales ya que ese era el ejemplo que les daban los artistas chilenos adultos con sus dramáticas salidas del clóset televisadas. ¿Estar en el clóset habrá sido una opción o la única realidad que conocían? La mayoría confiesa que jamás conoció a un homosexual antes del programa, esto fue hace sólo 15 años.

“¿Cómo fue estar en Rojo siendo homosexual? “
-En verdad en ese tiempo no cachaba lo que era ser homosexual. Yo me acordaba que algunos bailarines tenían un grupo aparte y salían como a carretear solos. Yo quería saber qué hacían ellos porque ni ellos hablaban de que eran gais.
-Entré al programa siendo hetero y llegué a este mundo que era más abierto. Estábamos en contacto con distintas realidades. Los bailarines se veían más resueltos porque el cantante se preocupa más de su imagen. El cantante siempre le canta a la niña, siempre te enseñan eso.
-Yo cuando llegué veía a los bailarines con calugas y sentía que algo le estaba pasando a mi cuerpo. Empecé a ver en los pasillos a hombres tomados de la mano. Muchos de nosotros veníamos de regiones y jamás habíamos visto a un homosexual antes. Empezó a despertar algo en mí.
– Yo creo que habían tantos homosexuales porque los artistas son siempre más sensibles. Mekano estaba más centrado en cuerpos y carisma que talento.

“¿Cómo fueron tus primeras experiencias homosexuales en Rojo?”
-Una vez en Rojo un cantante me joteó. Fue la primera vez que tuve un acercamiento gay. Me acuerdo que estábamos afuera de TVN y él compró un helado largo de agua con forma fálica. Yo estaba de la mano con una mina que me gustaba. Él abre el helado y se lo mete entero a la boca. “¿Querí o no?”, preguntó de forma seductora. Ese fue mi primer momento gay de la vida, tenía 20 años.
-Mi primer beso con un hombre lo di en una fiesta del programa fuera del canal. Me pasó que estábamos en un carrete y agarré con él. Di mi primer beso a un hombre frente a mis compañeros de Rojo. Quienes ni siquiera sabían que podía ser gay. Ni yo sabía. Estaban mis amigos y otro grupo de personas que se encargaron de difundir el rumor de que era gay. Fue un despertar bastante expuesto. Fue justo en un período en que no estaba en el programa pero al día siguiente tenía que ir. Me encuentro con todos preguntándome cosas. Habían unos que me insistían que tenía que cuidar mi imagen y otros que fuera libre.
– La primera vez que yo vi a un hombre darle un beso a otro hombre estábamos en un auto. La Maura iba de copiloto y su pololo Jason, iba manejando. Yo iba en el auto atrás con dos hombres que de repente empezaron a agarrar. Yo dije: “¡Qué es esto!”. Jason y Maura se hicieron los weones pero yo en ese tiempo no cachaba nada. Al otro día se supo en el canal.
-Empecé a mirar para el lado y me di cuenta que otro integrante del programa me sonreía mucho, me hablaba mucho y me buscaba mucho. Al final terminé pololeando con él durante un año. Las cabezas del programa empezaron a cachar que algo iba distinto a sus planes. Entonces empezamos a empoderarnos contra los creadores del programa, en el sentido de decir como yo soy gay y la gente me quiere. Lo cual fue como un cambio para la gente que hacía el programa.
– Yo tenía un grupo de amigos del programa en donde éramos tres hombres y salíamos a carretes zorrones a bailar y nos pedían muchos autógrafos. Ahí yo pololeaba con una bailarina del programa. Un día probé con un weón. Le di un beso a un loco y me gustó. Le dije a la bailarina que termináramos. Por coincidencia, me eliminaron de Rojo. Se me juntó todo. Decidí contarle a mis papás.

“¿Cómo se desarrolló tu relación con el mundo gay?”
-Cuando cumplimos 21 aprox empezamos a salir a discos gais y nos dimos cuenta que un hombre sí podía querer a otro hombre. Que hay muchas más risas en los carretes gais, más creatividad al momento de hablar, bailar y expresarse. Todo era luces y diversión para nosotros. Éramos de regiones casi todos y nos sentíamos libres al poder agarrar con hombres sin problemas.
-Empecé a ir a fiestas gais y me pasé ene rollos. Al principio pensaba que le iban a decir a todo el mundo, incluso a mis papás. Es algo súper privado y ni siquiera estaba seguro. Me pasaba sobre todo que mujeres se acercaban a gritarme entusiasmadas que no podían creer que yo era gay. Yo me avergonzaba. Todavía estaba la presión de estar en la tele y uno se pasa los rollos de que van a ir a programas de farándula como Primer Plano. Es el comportamiento que uno ve de sus pares.
-Una amiga empezó a cantar ahí y yo decía quiero estar ahí. Yo decía quiero cantar pero todavía pensando: Ojalá que piensen soy el cantante, no gay. Empezamos a hacer show más comúnmente. La mayoría de los bailarines y cantantes participábamos en esas cosas. No sé qué era peor. Estar en la tele y mucha gente mirando o en un escenario con el público gay en donde me sentía más expuesto o analizado.
-Nos empezaron a llamar para cantar. Me llamaron de Bunker y Bokhara. Recuerdo que la primera vez que fui a cantar a Bokhara vi a las transformistas haciéndose el truco y a los strippers masturbándose para tener erecciones. Si mi mamá me viera acá. Me urgí. Pero después me cagué de la risa. Me enamoré del escenario. Con un amigo hasta cantábamos “You Can Leave yout hat on”, súper homosexual. Después se apagaban las luces y nosotros teníamos que salir mientras los strippers entraban con el pene erecto. Bueno, una vez me tropecé pero me afirmé de algo para no caerme. ¡Te juro que pasó eso!
-Para nosotros, los cantantes y bailarines de Rojo, fue heavy ser gay y conocido. Yo me sentí súper discriminado porque a los hombres no les gustaba que uno saliera en la tele. Lo encontraban súper ordinario. Si me sirvió para wevear, pero para tener algo serio no. Nunca les gustó salir con alguien conocido. Fue hace poco pero eran otros tiempos.

“En Rojo varios gais tuvieron historias de amor heterosexuales. ¿Cómo crees que pasó eso?”
-Yo creo que algunos habrán tomado la decisión de inventar romances para ser más populares en la tele y otros lo hicieron como juego. Hubo de todo. Pero de que hubieron cosas falsas, obvio que sí.
-Yo creo que entre los participantes, y te lo digo de corazón, nadie estaba muy seguro de que era homosexual. Éramos todos pendejos. En ese tiempo no se decía mucho “soy gay y orgulloso”. Pasó un proceso muy corto de casi dos años en donde todos se asumieron.
-Yo creo que discriminaban a los gais en el programa y les inventaban historias. Era muy raro que a los participantes a los que más se les notaba aparecían con historias heterosexuales. Si alguien lo hubiera dicho no sé si se hubiera aceptado.
-En ese tiempo no se hablaba de homosexualidad abiertamente. Menos en el programa, aunque era obvio. Al programa le gustaba que aparte de cantar bien los personajes tuvieran estas historias heterosexuales. Lo tapaban al toque porque era un programa familiar que salía en la tarde.

“¿Cómo esperas que sea el nuevo Rojo?”
-La diferencia con el nuevo Rojo es que está hecho por puros cabros jóvenes, cuando entramos nosotros eran puros señores que venían del Venga Conmigo o Sábado Gigante y ellos controlaban lo que se hacía en el programa. Nuestro casting había sido tan pobre, en una sala con tres viejos con cara de perro, y ahora hay mucha producción para hacer sentir a los cabros como parte de ese proceso porque sí es un proceso lindo. Ojalá que los cuiden: al final son niños que están buscando un sueño.

*Comediante gay creador de la serie #Mamones