El 23 de junio de 2017, tres días antes de las elecciones de la Asociación de Funcionarios del Cementerio General, el alcalde de Recoleta Daniel Jadue visitó a los trabajadores en el complejo deportivo del camposanto. El edil aprovechó la oportunidad para referirse a los dirigentes que estaban postulando a la reelección del sindicato.

“Les quiero hacer un llamado a no caer en el juego de estos delincuentes, les quiero hacer un llamado de verdad a votar en conciencia, porque cuando uno vota por delincuentes, después no se puede quejar de que lo asalten”. Luego, echándole más pelos a la olla, agregó: “Cuando uno vota por mentirosos, después no se puede quejar de sentirse engañado. Cuando uno vota por miserables, después no se puede quejar de que lo traten de manera miserable”.

Jadue continuó con la arremetida en contra de los dirigentes sin especificar nombres. “Es re fácil hacer denuncias por facebook, a lo marinconcito”, agregó, aludiendo a una serie de publicaciones en la red social del sindicato donde se lo atacaba públicamente. “Les quiero decir que no son dignos de estar en ningún puesto de dirección los que hacen tráfico de influencia para quedarse con lucas, los que tratan de engañar al cementerio no son dignos, y no me interesa en que partido estén. No van con nosotros”.

El alcalde de Recoleta, visiblemente afectado, les advirtió a los futuros votantes que la elección marcaría las relaciones con el municipio. “Ustedes comprenderán que la relación no va a ser buena con alguien que es capaz de mentir, de engañar, de denostar y descalificar gratuitamente y más encima de meterse en la vida privada de alguien”.

Los dichos del alcalde llegaron a los oídos de los dirigentes Luis Yévenes y José Luis Pacheco. No sólo eso, también el audio de la reunión que fue grabado por uno de los asistentes al acto público. “Nos trató de miserables, corruptos, ladrones. Una infinidad de cosas. Su fin era que nosotros no saliéramos porque les hemos presentado siete demandas, cinco por despidos injustificados, más una demanda colectiva y esta que es por práctica antisindical. Un empleador no puede intervenir en elecciones de un sindicato o asociación, porque son entes autónomos”, dice hoy Yévenes.

La estrategia de Jadue, según el dirigente, no prosperó. Tres días más tarde de la reunión los sindicalistas fueron reelectos. El 30 de julio del año pasado presentaron una demanda por práctica antisindical en contra del alcalde de Recoleta en el 2° Juzgado de letras del Trabajo. Hace dos días, el 9 de mayo, el tribunal les encontró la razón a lo que parece ser una brutal paradoja: el alcalde comunista de Recoleta fue condenado por prácticas antisindicales.

Cómo ocurrió todo

En el 2° Juzgado de letras del Trabajo de Santiago, se estableció que la Municipalidad de Recoleta, representada por su alcalde Daniel Jadue, afectó “el derecho a desarrollar libremente la actividad sindical”, y atentó en contra del ejercicio de la libertad sindical en contra de los dos dirigentes demandantes.

Para Yévenes la sentencia marca un precedente para que este tipo de actos no vuelvan a repetirse. “Ninguna autoridad, en este caso el alcalde o el director del cementerio, pueden intervenir en una decisión de una asociación de funcionarios. Uno de los derechos de los dirigentes y de los sindicatos es su autonomía y libertad. En ese sentido la sentencia es clara”, asegura el dirigente.

En el documento, se detalla por qué Daniel Jadue trató a los candidatos a dirigir la Asociación de Funcionarios del Cementerio General como “delincuentes”, “miserables” y “mentirosos”. El día clave de esta historia es el 26 junio del 2017, la jornada en que se eligiría una nueva directiva, donde Yévenes y Pacheco figuraban como candidatos a la reelección. La historia, sin embargo, tiene antecedentes previos.

El 22 de junio, cuatro días antes del proceso electoral, el director del Cementerio General se reunió con los funcionarios en una actividad para la celebración del día del padre. En su discurso, Raschid Saud Costa les dijo a los trabajadores que “las próximas elecciones, bajo las actuales condiciones, no son válidas, son ilegales…”.

Eso no sería lo único. Dos días antes de la elección, el alcalde Daniel Jadue visitó el Cementerio General para realizar la incendiaria alocución, que luego sería grabada y llevada hasta el tribunal como medio de prueba. En ella se acusa a los dirigentes de corrupción, maquinaciones, tráfico de influencias, denostación pública y fraude al fisco. Las elecciones del 26 de junio, finalmente, se realizaron con normalidad. En ella resultaron electos Yévenes y Pacheco, como presidente y tesorero, respectivamente.

El día 30 de junio, ambos dirigentes presentaron la demanda.

Las provocaciones de Facebook

La defensa del Municipio, según consta en el documento de la sentencia, fue asumido por Raschid Saud Costa, quien además de ser director del Cementerio General, está ligado familiarmente al alcalde Jadue: Saud Costa es tío sanguíneo de la hija del alcalde. Fuentes del municipio aseguran que Saud es efectivamente abogado, pero que no fue el encargado de llevar la causa.

—Él (Jadue) dice “yo no tengo cuñados”, pero sólo porque no está casado. No hay un vínculo jurídico, es cierto, pero éticamente no es presentable. Saud es un familiar directo —, opina Yévenes.

Las denuncias sobre nepotismo en contra de Jadue, expresada en el facebook del sindicato, desataron la molestia del alcalde. Según consta en la contestación a la demanda, los dichos del edil en los días previos a la votación de la directiva se debieron a que él y su familia “fueron objeto de graves ataques y amenzas”, vía Facebook.

“Hey jasue conchetumadre dónde estás, Palestina esta cagado, (…) quieres convertirte en el Armagedon palestino, pero no te da ni para una sopa de mimbre. Maricón sonriente, no te duele despedir a quienes traen familia (sic)”, fue uno de los mensajes adosados al muro de Facebook de la Asociación de Funcionarios del Cementerio General. La frase, según acreditó el tribunal, fue publicada por el perfil de Leonardo Cornejo, funcionario del Cementerio y además candidato en la elección.

En otro de sus mensajes, Cornejo aludió directamente a la hija del alcalde: “Se que estamos pasando por un momento sensible (…) es por eso que junto con N. *, sobrina de Saud Costa e hija de nuestro querido alcalde, estamos por terminar con los nepotismos en la comuna de Recoleta… nunca colocaremos a familiares en cargos de poder” (sic).
El último mensaje rezaba: “pelotudos palestinos (…) no merecen más que tragarse balas de plomo para que desaparezcan de esta vida. Chao palestino mediocres”. Yévenes se defiende y asegura que las publicaciones fueron realizadas por un trabajador que “no tiene nada que ver con nosotros”.

Respecto al extracto de la alocución donde Jadue llama a los trabajadores a “elegir a dirigentes honestos”, la defensa del edil aseguró que esto se debió a que hace algunos años, un presidente de la asociación se vio involucrado directamente en tráfico de droga, la cual era obtenida de las quemas que realizaba la P.D.I en el crematorio del Cementerio General. “Considerando este último factor se entiende el por qué del llamado a no votar por corruptos, es una invitación a la memoria de los funcionarios”, explicó el abogado en el tribunal del trabajo.

Disculpas públicas

Hace dos días atrás el 2° Juzgado de letras del Trabajo de Santiago estableció que la Municipalidad de Recoleta afectó “el derecho a desarrollar libremente la actividad sindical”, y atentó en contra del ejercicio de la libertad Sindical en contra de los dos dirigentes demandantes.

Además, el tribunal dictaminó que debido a los actos del alcalde y de Raschid Saud Costa, el Municipio “intervino en forma previa las elecciones” sindicales, y que dicha conducta constituye una “práctica desleal o antisindical”.
Además de pagar 50 UTM como multa, el Municipio fue condenado a ofrecer disculpas públicas por sus dichos a los demandantes, y a publicarlas en tres lugares “visibles” del Cementerio General.

La municipalidad de Recoleta, consultada por nuestro pasquín al respecto, aseguró que no se referirán al fallo “por tratarse de una sentencia de primera instancia, a la cual se recurrirá de nulidad, por tener inconsistencias en la entrega de las pruebas”.

* El mensaje original contiene el nombre completo de la hija del alcalde Daniel Jadue. Al tratarse de una menor de edad, The Clinic decidió eliminar el mismo del fallo.

Audio que presentaron los trabajadores como medio de prueba:

Sentencia contra Daniel Jadue: