En las últimas horas el Papa Francisco lanzó un enigmático mensaje que dejó a muchos pensando que podría tratarse de una suerte de palo para los obispos chilenos, todo esto en la previa a las reuniones que sostendrán por los casos de abusos sexuales en nuestro país y el rol de encubridor de Juan Barros.

Según consigna La Tercera, el Sumo Pontífice señaló en su homilía que “así como San Pablo pensaba en el momento en que debía encomendar su grey (rebaño) al cuidado de otros, todos los obispos deben tomar esa decisión”.

Añadió que “cuando leo esto, pienso en mí, porque soy obispo y tendré que despedirme…Pido al Señor la gracia de poder despedirme así. Y en el examen de conciencia no saldré vencedor como Pablo que… Pero el Señor es bueno, es misericordioso, pero… Pienso en los obispos, en todos los obispos. Que el Señor nos dé a todos nosotros la gracia de poder despedirnos así, con este espíritu, con esta fuerza, con este amor a Jesucristo, con esta confianza en el Espíritu Santo”.

A su vez, el argentino apuntó que Benedicto XVI “abrió la puerta” con su renuncia para los futuros papas.