Luego de una exitosa presentación celebrada el sábado en Los Ángeles, Estados Unidos, junto al músico colombiano Juanes, la cantante Mon Laferte se presentó la tarde de este martes en solitario, en la disqueria Moeba, de la misma ciudad, donde realizó un show acústico y firmó discos y vinilos para sus fans angelinos.

Fundada a principios de los 90 en Berkeley, la disqueria Amoeba se expandió primero hacia San Francisco y, en 2001, abrió otro local en el Sunset Boulevard de Los Ángeles. Este pronto se convirtió en un sitio ineludible para la comunidad musical: una disquería independiente, con 250 mil títulos, canal de Youtube y shows acústicos.

“Me siento en verdad muy emocionada de estar aquí”, dijo pasadas las 18 horas la cantante viñamarina, quien en compañía de su guitarrista, abrió su show con la canción “Tu falta de querer”.

Al caer la tarde la disquería estaba llena de fans mexicanos, chilenos y algunos norteamericanos; todos coreaban y disfrutaban plenamente el concierto de la chilena, mientras otros iban llegando y trataban de encontrar ubicación en los pasillos llenos.

“Me emociona mucho estar en este lugar… tan especial”, insistía Mon mirando las estanterías, los discos y el público, en este verdadero templo de melomanos.

Al mismo tiempo, afuera del local vendedores ambulantes mexicanos vendían merchandising informal de la artista, “playeras de Mon Laferte!” decían.

“Perdón, hace calor” dijo la artista y se sacó un collar del cuello. “Así soy yo, luego vienen los zapatos”, dijo bromeando y generando confianza. Minutos después la cantante tocó el tema “Amárrame”, pieza grabada el año pasado junto a Juanes.

A lo largo del show donde mostró versiones íntimas y acústicas de sus canciones destacaron los acordes, efectos y armonías de su guitarrista que, con su delay le daba el toque cincuentero y de “Ritchie Valens” a los temas.

“Amor completo” cerro el show de la artista y hay que decirlo: emociona escuchar una frase como “yo siento que tú me querís”, a tantos kilómetros de distancia de Chile.

“Estudie, mija, me decía mi mamá. Que bueno que no le hice caso”, bromeó la cantante y remató diciendo “no estudien”. Mon Laferte es un ejemplo de una artista que siguió su faro y que no claudicó. Posiblemente más de algún familiar le debe haber aconsejado ( en serio) estudiar, seguir una carrera tradicional o abandonar su carrera artística , pero ella perseveró, el resultado hoy es su éxito internacional y la recompensa, jornadas emocionantes como la de esta tarde.