Está dicho. El cardenal y arzobispo emérito de Santiago, Francisco Javier Errázuriz es uno de miembros de la iglesia católica chilena que se encuentra en Roma para los encuentros agendados con el Papa. El tema es Karadima y el supuesto rol encubridor del obispo de Osorno, Juan Barros. En esa afán, el prelado fue entrevistado por la corresponsal de Tele 13, Mónica Pérez, quien terminó por sacarlo de sus casillas. Esto por las preguntas sobre el ex párroco del Bosque y lo que eventualmente nunca se dijo, o más bien se ocultó al Vaticano, sobre las vejaciones. La escena acontece cuando Errázuriz sale de la reunión con el sumo pontífice.

Pérez: Usted mandó una carta, muy importante, a los obispos. Expresó por qué no había investigado a Karadima.

Errázuriz: No, jamás he expresado eso.

Pérez. Sí, expresó…

Errázuriz: Investigué a Karadima.

Pérez: Pero, usted…

Errázuriz: No, por favor, se acabó.

Pérez: Pero, usted dice que se demoró cinco años…

Errázuriz: No, se acabó, se acabó!