Consternación mundial causó la semana pasada el accidente de un avión en La Habana dejando más de 100 fallecidos y hoy se entregaron nuevos antecedentes.

En México fue entrevistado el piloto Marco Aurelio Hernández quien estuvo varias veces al mando de la aeronave siniestrada, la que tuvo un negativo paso por Chile.

Con varios amigos en la tripulación fallecida, Hernández aseguró al diario Milenio que “levanté en octubre de 2013, aquí la tengo a mano, una demanda por falta de mantenimiento de los aviones. Hay personas capacitadas como mecánicos pero les faltan refacciones para que estén sino al 100, al 80 o al 90 por ciento”.

El piloto relata varios episodios de fallas de los aviones de la empresa Damojh (Global Air), propietaria del aparato siniestrado, como fallos de motor y problemas eléctricos.

Al mismo tiempo, Hernández señala que estuvo dos meses en vuelos por Chile junto a Jorge Luis Núñez, capitán que murió la semana pasada en el accidente en la isla.

“Estuvimos casi dos meses volando los dos juntos. un compañero muy capaz, muy preparado. muy serio, no sé qué le haya pasado a Núñez” cuenta Hernández.

Él hombre del aire recuerda que un inspector chileno les dijo que no volarán en nuestro país con la aeronave que se accidentó en Cuba ya que presentaba una serie de problemas.

“Las anomalías que tenían los aviones en Santiago de Chile nos las dijeron los inspectores: ‘este avión es una cafetera, te regresas porque esta basura no va a volar en Chile’, tengo aquí en las manos un acta que levanté por falta de mantenimiento y porque el avión ya había rendido, ese fuselaje ya estaba vencido” señala el hombre a Milenio.