Unos quince oficiales militares venezolanos fueron arrestados “con fines políticos” desde tres días antes de las elecciones presidenciales del pasado domingo 20 de mayo, según ha denunciado la organización de derechos humanos Foro Penal.

El grupo no gubernamental no ofreció más detalles al respecto, pero sí publicó la cifra de 373 presos políticos en el país. Sobre las detenciones de las últimas fechas, el Ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, no ha respondido a la solicitud de comentarios al respecto.

De acuerdo a un reporte de la agencia Reuters, durante los primeros cuatros meses de 2018 el número de soldados detenidos por traición aumentó a 172, casi cuatro veces más que en el mismo período de 2017. El gobierno de Nicolás Maduro, quien fuera reelegido como presidente del país por otros seis años en las elecciones del domingo, niega la detención de militares con fines políticos, y los acusa a todos de cargos criminales, lo cual incluye los planes de golpe de Estado.

El descontento entre las filas militares crece a medida que el gobierno de Caracas se enfrenta al rechazo de varias potencias y gobiernos extranjeros como Estados Unidos, la Unión Europea y buena parte de América Latina, quienes no reconocen la legitimidad del mandatario actual.

Maduro cree que es víctima de conspiraciones planeadas desde el exterior con el fin de derrocarlo. El país, mientras tanto, atraviesa una crisis económica sin precedentes.