Cerca de 100 mujeres encapuchadas se tomaron esta madrugada la Casa Central de la Universidad Católica. Carteles con consignas como “Nos han callado, ahora es cuando”, se sumaron a la movilización feminista que busca una educación no sexista.

La movilización está dirigida por alumnas de diversas carreras, que tienen el mobiliario cerrado con candado. La última toma de este edificio ocurrió el año 1967.

Consultada por CNN, Raquel, una de las estudiantes que participa de la toma, señaló “hemos hecho asambleas en donde se fijaron las directrices del movimiento. Esto también es contra de la institución Católica, porque han cometido miles de abusos. Estaremos en toma mientras se solucionen nuestras demandas”.

Daniela Pinto, otra de las voceras, habló con Cooperativa y explicó que el motivo de la toma es la “falta de respuesta del rector de las exigencias que tenemos con respecto a la política de acoso sexual”. También explicó que el petitorio incluye “el tema del aborto en tres causales, específicamente la objeción de conciencia de la institución. También estamos apelando por nuestros trabajadores y trabajadoras subcontratados que viven en precarias condiciones día a día”.

“Hoy día nos estamos parando porque queremos terminar la violencia en las universidades, la estructura machista que se está replicando al interior de la institución y para hacer un llamado a nuestras compañeras a nivel nacional porque la lucha feminista está comenzando y estamos también en esta lucha”, agregó.

Desde Carabineros aún no se informa desalojo del edificio.

Algunos registros de la movilización: