Una dura y sincera entrevista concedió la víctima y denunciante de Karadima, James Hamilton, en el programa “LLegó tu hora” de TVN, instancia en la que habló de los abusos sexuales al interior de la Iglesia, la labor del Estado y el futuro de los obispos en cuestión.

Al ser consultado por si perdonó a Karadima, contestó que “por supuesto que sí. El perdón es algo que te piden o que tú entregas porque quieres que la otra persona esté tranquila y que es lo único que te permite a ti salir adelante. Si te quedas con el rencor, perdiste”.

A renglón seguido, detalló el día en que volvió a ver al ex párroco de El Bosque y otra oportunidad en que decidió enfrentarlo para superar sus miedos:

“Lo volví a ver (a Karadima). Una vez estaba recién operado del corazón y pidió que yo lo fuera a ver. Yo trabajaba en la misma clínica y lo pasé a ver, hace unos siete años atrás. Yo había ido antes a verlo a su parroquia porque necesitaba quitarme el miedo, el terror. Entonces fui, lo enfrenté y le dije que lo perdonaba”.

En otros pasajes, criticó al Estado, ya que a su juicio “ha sido el gran ausente en la reparación de las víctima de abusos en Chile (…) No es casualidad que el 70% de los delincuentes hayan salido del Sename”.

Añadió que “hay que reestructurar las leyes. Los legisladores tienen que salir de su enmudecimiento. Las leyes en Chile están hechas para los hombres y hay que cambiarlo todo”.

Respecto a los obispos fue categórico: “se tienen que ir todos y los que siguen detrás (…) Los obispos amparan una red de pedofilia. Eso no tiene solución con ningún perdón ni acto, esta gente debiera ir a la cárcel, debieran ser perseguidos legalmente como cualquier persona que está en una asociación ilícita”.

“No creo en un arrepentimiento real de los obispos (…) Pero curiosamente siento que el Papa Francisco sí fue sincero”, cerró.