Este domingo, La Tercera reveló los nexos que existen entre la empresa constructora OAS, de origen brasileño, y una serie de políticos ligados a la Concertación y posterior Nueva Mayoría.

Tras recopilar correos electrónicos entre gerentes de la sucursal chilena de OAS, autoridades de la misma empresa ubicadas en Brasil y articuladores políticos como Giorgio Martelli (ex PPD), la publicación comprueba que desde el año 2009, en plena contienda presidencial entre Sebastián Piñera y Eduardo Frei, la constructora se empeñó en mantener reuniones con políticos de izquierda con el fin de realizar donaciones a la campaña.

De esta forma, el primer e-mail entre las partes ocurrió el 13 de octubre de 2009, cuando Giorgio Martelli, quien se desempeñó “en los equipos de recaudación de fondos para las campañas presidenciales de Eduardo Frei (2009) y de Michelle Bachelet (2013)”, le escribió -desde la cuenta martillo.pez@gmail.com- al entonces gerente de OAS Chile, Felippe do Prado Padovani, el siguiente mensaje: “Hola Felippe, te envío algunos documentos que les ayudarán a tus abogados en el trámite de aportes reservados en el servicio electoral. Saludos, Giorgio Martelli”.

El geógrafo adjuntó dos documentos: “Minuta de aportes reservados de la campaña presidencial de Eduardo Frei año 2009” y “Guía del donante”, una ficha elaborada por Servel que contiene información respecto a las donaciones de campaña en Chile, como los montos permitidos y los plazos estipulados para efectuarlos.

No obstante, según el artículo, “los contactos de Giorgio Martelli con los ejecutivos de OAS en Chile fueron mucho más allá de sugerir la forma en que se podía hacer un aporte reservado a la campaña presidencial.

El recaudador de fondos de Frei envió el 15 de octubre del 2009, dos días después del primer e-mail, un nuevo correo electrónico al gerente de OAS Chile, Felippe Padovani. Esta vez, el mensaje se refería a las gestiones que estaba llevado a cabo para concertar reuniones de los representantes de la Constructora OAS Chile con los entonces ministros de Obras Públicas, Sergio Bitar; de Energía, Marcelo Tokman, y de Minería, Santiago González, destinadas a dar a conocer la empresa y los proyectos y licitaciones que estaba postulando OAS en Chile, justo en un periodo en que la constructora brasileña desarrollaba un ambicioso proceso de expansión de sus operaciones en África y América Latina”.

Tal como le adelantara Martelli en otro correo, dicha reunión con Bitar se realizó “el viernes 23 de octubre, a las 17.30 horas, en la sede del ministerio”.

Con estos antecedentes, según La Tercera, “cambió la mirada que tenían los investigadores sobre el vínculo de Martelli con la constructora brasileña. Hasta entonces, solo se sabía que el operador político ex PPD (…) había emitido en 2014 dos facturas a OAS por 60 millones de pesos”, hecho por el cual fue citado a comparecer en septiembre del 2015 ante la comisión investigadora del caso Lava Jato en Brasil, pero no se presentó.

Pero Martelli, ya condenado por el caso SQM a 800 días de pena remitida y al pago de una multa de casi tres millones de pesos, no es el único hombre ligado a los conglomerados de izquierda que figura en el mapa de relaciones entre OAS y la política chilena.

También en 2009, Padoavni intercambió una serie de correos electrónicos con “Nelson Alejandro Santander, un militante socialista radicado en Sao Paulo por motivos económicos desde fines de los 70”.

Aunque se tratara de un “personaje menor” dentro de la escena socialista, “en octubre de 2002 se las arregló para sumarse a las reuniones que sostuvo la comitiva del PS, integrada por Camilo Escalona, Gonzalo Martner, Ricardo Núñez y Carlos Ominami, que viajaron a respaldar a Lula los días previos a la elección presidencial que lo llevó por primera vez al poder. Incluso, asistió junto a los dirigentes chilenos a la recepción que les brindó Lula el 5 de octubre de 2002, el día antes de ganar la primera vuelta presidencial”.

Según la rendición de cuentas que OAS le exigió a Santander en uno de sus viajes a Chile, “el 21 de octubre (…) Santander cenó con Pepe Auth, entonces presidente del PPD, en un restaurante español en Manuel Montt, donde canceló $ 37.000. Mucho más movido para Santander fue el día 22 de octubre. El lobbista de OAS detalla haber ido en la mañana a la sede del PPD y luego a un almuerzo en el restaurante Da Carla con Camilo Escalona, entonces presidente del PS, y con otro dirigente PS. Pagó $ 105.000, tras lo cual se fue en taxi hasta la oficina de Jaime Solari.

El 23 de octubre de 2009, Santander asistió a la reunión con el ministro de Energía, Marcelo Tokman, junto a los ejecutivos de OAS. Y en la tarde, a un “asado con el comando de campaña” en casa de Luis Matte Lira (extesorero del PPD que estuvo formalizado en el caso SQM), para lo cual rindió una boleta de combustible en una estación de servicio Terpel y una boleta de un supermercado en Pedro de Valdivia por la compra de un vino. Más tarde, según el mismo registro, se habría quedado tomando unos tragos en Plaza Ñuñoa con el militante del PPD y entonces funcionario del Ministerio del Interior David Flores (también formalizado en el caso SQM)”.

Chile Vamos

Todos estos antecedentes, obtenidos gracias al allanamiento que efectivos de la Brigada de Delitos Funcionarios de la PDI realizaron en las oficinas de OAS Chile, el 3 de febrero de 2017, por orden de la fiscal de Delitos de Alta Complejidad de la Fiscalía Santiago Centro, Ximena Chong, generaron una reacción inmediata de parlamentarios oficialistas.

Según consignó al mismo medio, Juan Antonio Coloma, anunció que “vamos a solicitar una reunión al fiscal nacional Jorge Abbott para que nos entregue más antecedentes e iniciaremos acciones legales para llegar hasta el fondo”.

La diputada RN Paulina Núñez, por su parte, aseguró que “hoy hemos conocido nuevos antecedentes, correos van, correos vienen entre Martelli, el recaudador de la campaña de la ex presidenta Michelle Bachelet y también recaudador de la campaña de Eduardo Frei”.

“Tenemos claro que estos eventuales delitos están prescritos y sin perjuicio que sea la fiscalía a la que le corresponda pronunciarse en el tema, desde nuestra mirada política es simplemente decir que ha sido el Partido Socialista el que ha sido puente para la corrupción en el gobierno de la presidenta Bachelet”, complementó Núñez.